logo

blanco

RINORREA

También conocida como secreción nasal.

Definición: Aumento de la secreción de cualquier tipo de sustancia o exudado de apariencia mucosa, que sale por la nariz.

Sintomas-de-un-resfriado-pg-105

La rinorrea o secreción nasal constituye una de las manifestaciones clínicas más frecuentes, que indican en general una alteración en el aparato respiratorio, principalmente a nivel de la cavidad nasal y senos paranasales.

Las secreciones nasales son muy comunes y habituales en ciertas patologías, pero solo en muy pocas ocasiones constituyen una afección grave.

CAUSAS

La secreción nasal es habitual en casos de:

  1. Resfriado común.
  2. Gripe.
  3. Procesos alérgicos como puede ser la Fiebre del heno, con secreciones nasales muy  diluidas y claras.
  4. Poliposis nasal.
  5. Sinusitis, donde las secreciones nasales son espesas y de color amarillo, marrón o verde.
  6. Infecciones bacterianas.
  7. Empleo de aerosoles nasales con vasoconstrictores durante largos periodos de tiempo,   que pueden producir una mayor cantidad de secreción nasal como efecto rebote.
En ocasiones, cuando hay un exceso en la producción de moco, éste puede bajar por la parte posterior de la garganta, ocasionando una tos que provoca una irritación de la misma y, que generalmente empeora por la noche.

También es posible que la excesiva secreción de moco llegue a obstruir las trompas de Eustaquio, a una altura intermedia entre la nariz y el oído, causando infección y dolor de este último.

En ocasiones dicho moco puede llegar a obstruir los conductos sinusales, provocando también dolor e infección de los Senos Paranasales.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la rinorrea lo llevará a cabo el médico Otorrinolaringólogo mediante un examen físico del paciente, que constará de una revisión de los oídos, nariz y garganta.

Éste exámen se acompañará de un estudio de la historia clínica del paciente o Anamnesis, que incluirá un cuestionario con preguntas, como pueden ser:
  • Tipo y color de la secreción.
  • Desde cuándo está presente.
  • Presencia o no de otros síntomas, como por ejempl: dolor de cabeza, fiebre, congestión nasal, irritación de garganta, etc.

El estudio clínico se complementará con una serie de pruebas de diagnóstico, siendo las más habituales:

  1. Rinoscopia anterior.
  2. Rinofibrolaringoscopia.
  3. Toma de exudados nasales y biopsias, para determinar el tipo de infección    causante de la enfermedad.
  4. Exploración de cavum.
  5. Exploración de oído.
  6. Radiografía de cráneo.
  7. Radiografía de senos paranasales.
  8. TC de cabeza.

TRATAMIENTO

Es importante mantener el moco líquido y no espeso, para evitar mayores complicaciones como por ejemplo, posibles infecciones sinusales y auditivas.

a. Medidas preventivas

Existen ciertos cuidados muy sencillos que pueden ayudar a que el moco esté más fluido:

  1. Utilizar aerosoles nasales que contengan soluciones salinas.
  2. Humidificar el ambiente, mediante empleo de un vaporizador o humidificador.
  3. Beber muchos líquidos: agua, te, infusiones, caldos calientes, etc.

b. Tratamiento no quirúrgico- Tratamiento farmacológico

El tratamiento habitual es el uso de medicamentos destinados a eliminar los síntomas, como son: Antihistamínicos para disminuir la cantidad de moco y,  el empleo de Antibióticos únicamente si se trata de una infección bacteriana.
JoomShaper