logo

blanco

ACÚFENO O TINNITUS

Definición: Es el término médico que hace referencia a la "audición" o percepción por el paciente de un “sonido-ruido” a nivel de la vía auditiva, cuando no hay una fuente sonora externa.

Existe una definición mucho más práctica que considera que:

“El acúfeno es un ruido que tiene el paciente y que le está causando sufrimiento”.

Los ruidos o zumbidos percibidos por los afectados son muy diversos y particulares,  pudiendo ser suaves o fuertes, y se describen según los casos como ruidos silbantes, soplos, zumbidos, siseos, rugidos y sonidos pulsátiles.

También es posible que el paciente crea que está escuchando el escape del aire, agua corriendo, el interior de una concha marina o notas musicales.

CAUSAS

El acúfeno puede producirse por diferentes causas:

  • Daño en las terminaciones nerviosas del oído interno.
  • Infecciones de los oídos.
  • Agarrotamiento de los huesos del oído medio.
  • Cerumen en los oídos.li>
  • Edad avanzada.
  • Exposición a ruidos muy fuertes.
  • Presencia de objetos extraños en el oído.
  • Procesos alérgicos.
  • Presión alta o baja de la sangre.
  • Presencia de tumor.
  • Diabetes.
  • Problemas de la glándula tiroides.
  • Lesión de cabeza o cuello.
  • Reacción a ciertos medicamentos.

Es frecuente descubrir, cómo muchos pacientes que tenían ruido en su oído desde hace tiempo y que no sufrían por ello, en un determinado momento y, debido a otros motivos externos se puede desencadenar un estado de hipersensibilidad, haciendo que dicho paciente comience a fijar su atención en ese ruido, el cual empieza a producir desde ese momento sufrimiento.

Esto lleva a pensar que en la aparición de los acúfenos, hay un componente psicológico bastante importante que debe ser considerado, entre los que podemos citar:

  • Motivos personales: padecimiento y desarrollo de otras enfermedades.
  • Motivos familiares: problemas matrimoniales, malas relaciones familiares, hijos, muertes cercanas, soledad.
  • Motivos laborales: estrés, accidentes, jubilación, etc.
  • Motivos políticos: conflictos sociales, guerras, etc.
  • Inseguridad ciudadana: robos, atracos, etc.

Su diagnóstico puede resultar muy complejo, ya que en algunas ocasiones pueden tener un origen vascular o pueden estar relacionados con diversas patologías, como son: tubárica, endocrinológica, cerebral, psiquiátrica, etc.

En raras ocasiones el acúfeno es signo de un problema más grave, como puede ser un tumor cerebral o un aneurisma (daño vascular que causa debilitamiento de las paredes del vaso sanguíneo, que pueden terminar rompiéndose).

SÍNTOMAS

Cada vez es más frecuente observar como esta patología se convierte en un trastorno lo suficientemente importante como para alterar las actividades diarias del paciente, llegando incluso a afectar su ciclo vigilia- sueño.

Cuando este trastorno se mantiene en el tiempo, puede terminar provocando:

  • Pérdida de la audición. No siempre, pero en muchas ocasiones el acúfeno o tinnitus puede presentarse con pérdida de la audición.
  • Síntomas vertiginosos cuando existe daño vestibular o coclear.
  • Alteración del ciclo vigilia-sueño.
  • Alteración de la conducta por falta de descanso.
  • Irritabilidad.
  • Dolor y pesadez de cabeza.
  • Cansancio físico y psicológico.
  • Aislamiento social, etc. 
    Debe ser el propio paciente quien establezca la gravedad de esta patología, “siempre” en función del grado de sufrimiento que padece.

    PRUBAS DE DIAGNÓSTICO

    El diagnóstico del acúfeno lo llevará a cabo el  médico Otorrinolaringólogo, mediante un examen físico del oído que complementará con una serie de pruebas pertinentes, que le servirán para descartar la presencia de una serie de patologías más graves como son las tumoraciones o malformaciones vasculares. También se efectuará una evaluación auditiva detallada del paciente.

    El médico ORL realizará un estudio de la historia clínica del paciente o Anamnesis, que incluirá, entre otras, las siguientes preguntas:
    • ¿A qué se parece el sonido?
    • ¿Es el sonido pulsátil o rítmico?
    • ¿Afecta a uno o a ambos oídos?
    • ¿Qué otros síntomas están presentes?
    • ¿Ha sufrido en los últimos tiempos algún cambio significativo o situación de estrés en su vida cotidiana?

    Además del estudio físico del paciente, el médico especialista solicitará una serie de pruebas audiológicas, que servirán para evaluar la pérdida auditiva del paciente, entre las que tenemos:

    1. Audiometría Tonal.
    2. Audiometría vocal.
    3. Impedanciometría.
    4. Timpanometría.

    Estas pruebas y, siempre que el médico ORL así lo determine, se podrán complementar con otras de tipo radiológico, como son:

    1. Radiografía de la cabeza.
    2. TC de la cabeza.
    3. RNM de la cabeza.

    Existen otros tipos de pruebas muy específicas, como son:

    1. Estudios vasculares: Angiografía.

        TRATAMIENTO

        Es muy importante que el paciente nunca olvide que el acúfeno es un proceso crónico, para el cual no existe una cura definitiva y, que por lo tanto tendrá fases de mejoría y fases de empeoramiento, siendo fundamental no poner un límite temporal a su tratamiento.

        Generalmente no existe un tratamiento específico para el zumbido. Es primordial determinar la causa subyacente al acúfeno, ya que el hecho de  solucionar el problema responsable puede hacerlo desaparecer, por ejemplo: retirar la cera del oído, prescribir fármacos antihistamínicos, vasodilatadores, etc.

        a. Cuidados y medidas preventivas

        Existen una serie de cuidados que pueden reducir la gravedad del zumbido, como son:

        • Evitar sonidos fuertes.
        • Controlar la presión de la sangre.
        • Reducir el consumo de sal, que afecta a la circulación de la sangre.
        • Evitar los estimulantes, tales como: el café, las bebidas refrescantes que contienen la semilla de la cola y, el tabaco.
        • Hacer ejercicio diariamente para mejorar la circulación de la sangre.
        • Descansar adecuadamente. 
        • Practicar ejercicios de concentración y relajación.
        • Aprender a ignorar los sonidos que produce el zumbido, siempre que sea posible.
        • Utilizar audífonos en uno o en ambos oídos, para reducir los sonidos que produce el zumbido. Van a formar parte de la Terapia Sonora Secuencial, que vamos a describir a continuación.
        • Enmascarar los sonidos que produce el zumbido con otros sonidos de nivel más bajo, a través de unos aparatos apropiados como son los generadores de ruido. Forma parte de la Terapia Secuencial Sonora, que vamos a describir a continuación.

        b. Tratamiento no quirúrgico

        En la actualidad el equipo de nuestro Clínica de Otorrinolaringología trata esta enfermedad con la Terapia Sonora Secuencial o TSS, obteniendo muy buenos resultados siempre que la selección del paciente sea la correcta.

        TERAPIA SONORA SECUENCIAL

        Definición: Consiste en el tratamiento del  ruido que tiene el paciente en el oído y que le hace sufrir mediante la aplicación de sonidos, siguiendo una serie de pasos consecutivos y siempre de manera ininterrumpida.

        La TSS está asociada al tratamiento integral del acúfeno, que tiene como objetivos principales:

        • Evitar que el paciente sufra por sus acúfenos.
        • Que el paciente sea capaz en todo momento de controlar su propio acúfeno.
        El tratamiento del acúfeno debe ser multidisciplinar, llevado a cabo al mismo tiempo por parte del médico Otorrinolaringólogo en su Clínica y del Audioprotesista en su Centro Auditivo, que deben cooperar en todas y cada una de las fases para conseguir obtener buenos resultados.

        Inicialmente es el Otorrinolaringólogo quien debe realizar el diagnóstico y, en función de ello establecer el tratamiento más apropiado:

        • Consejo terapéutico médico: pretende conseguir un correcto entendimiento del paciente con su acúfeno.
        • Medicación adaptada a cada paciente.
          Pretende: - Establecer un ciclo vigilia-sueño efectivo.
                         - Eliminar el estrés y la ansiedad.
                         - Disminuir la percepción del acúfeno.
        • Tratamiento con sonidos: se efectuará por el audioprotesista.

        El Audioprotesista  será el encargado de realizar:

        • Consejo terapéutico audioprotésico.
        • Realización de pruebas audioprotésicas.
        • Adaptación Secuencialal acúfeno: Para esta adaptación se utilizan una serie de  instrumentos auditivos:

        Durante todo  el proceso es fundamental llevar a cabo un seguimiento y evaluación personalizada, tanto por el Otorrinolaringólogo como por el Audioprotesista, debiendo existir en todo momento una comunicación directa con el paciente.

        JoomShaper