logo

blanco

ENFERMEDAD DE MÉNIÈRE

Definición: Es un desorden del equilibrio producido por una anomalía localizada en la zona del oído interno llamado laberinto.

Dentro del oído interno están los canales semicirculares o “laberinto” que junto con el octavo nervio craneal, son los responsables de controlar el equilibrio y el sentido de la orientación.

El laberinto consta de dos partes:  

  • El laberinto óseo.
  • El laberinto membranoso.

    El laberinto membranoso está revestido de hueso y contiene un fluido llamado  endolinfa, de manera que cuando se mueve la cabeza, la endolinfa también se mueve, haciendo que los receptores nerviosos de dicho laberinto envíen una señal al cerebro sobre el movimiento del cuerpo.

    Cuando, por alguna razón, el nivel de endolinfa aumenta, el laberinto membranoso se hincha como un globo o se dilata, lo que se denomina hidropesia endolinfática, puediendo provocar que éste se rompa, haciendo que la endolinfa se mezcle con otro fluido del oído interno llamado perilinfa.
    En definitiva,  se cree que la mezcla de los dos fluidos produce los síntomas típicos de la enfermedad de Ménière.

    Afecta el equilibrio y la audición del paciente y, habitualmente cursa con una triada característica: sensación anormal de movimiento o vértigo, hipoacusia en uno o ambos oídos y, acúfenos o ruido en el oído.

    CAUSAS

    La enfermedad de Ménière es un trastorno de etiología desconocida  y, aunque nunca se descarta la implicación de factores genéticos, es verdad que en algunos casos se ha comprobado que puede estar relacionada con otras patologías, como pueden ser:

    También se consideran como posibles factores de riesgo a la hora de provocar la aparición de la enfermedad:

    • Haber padecido una enfermedad viral reciente.
    • Haber padecido una infección respiratoria.
    • Situaciones de estrés y fatiga.
    • Uso de drogas.

    SÍNTOMAS

    Cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente, pudiendo aparecer repentinamente, de vez en cuando, o bien diariamente.

    Los síntomas más habituales son:

    • Vértigo. Se manifiesta con una sensación anormal de movimiento de la persona o del ambiente, que a veces puede ser tan intenso que obliga al paciente a acostarse
      • puede ser episódico.
      • puede durar desde minutos hasta más de 8 horas, e incluso días.
      • puede empeorar con el movimiento brusco.
      • suele ser rotatorio.
    • Hipoacusiao pérdida de audición en un oído. Con cada crisis habitualmente la audición va empeorando, aunque no suele llegar a ser completa.
      • afecta primero a los sonidos de baja frecuencia. 
      • se producen cambios en el alcance de pérdida de la audición
        • Acúfeno. Aparición de ruidos o zumbidos en el oído.
        • Naúseas, vómitos, etc.
        • Sudoración, a veces muy intensa.
        • Presión en el oído afectado.
        • Pérdida de equilibrio.
        • Dolores de cabeza.
        • Malestar abdominal.
        • Diarrea. 

          PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

          Es importante ante la presencia de esta sintomatología, que el médico Otorrinolaringólogo realice un exhaustivo estudio físico del oído del paciente u Otoscopia, medante un otoscopio.

          Este estudio se debe completar con una serie de preguntas clínicas sobre los síntomas, para descubrir la situación actual de la enfermedad, así como su posible evolución.

          Es importante diferenciar la enfermedad de Ménière de otros tipos de vértigo, para lo cual se realizarán una serie de Pruebas Audiológicas, que permitirán detectar una posible pérdida auditiva. Entre ellas tenemos:

          1. Audiometría Tonal.
          2. Timpanometría.
          3. Potenciales evocados auditivos, etc.

          Este tipo de pruebas deben  complementarse con un Estudio del equilibrio,que incluye:

          1. Electronistagmografía.
          2. Prueba calórica.

          Siempre que el médico Otorrinolaringólogo lo crea necesario, se pueden solicitar además una serie de pruebas radiológicas, como por ejemplo:

          1. RNM de la cabeza. Se solicita sobre todo para descartar o determinar la existencia de un tumor.

            Además, si fuera necesario, se puede realizar un examen neurológico del paciente, que podrá indicar una alteración del octavo nervio craneal, que a su vez puede provocar anomalías en la audición, en el equilibrio, o en el movimiento de los ojos.

            TRATAMIENTO

            No se conoce una cura definitiva para la enfermedad de Ménière, por lo que el tratamiento se orienta a aliviar la sintomatología que tiende a aparecer en "ataques discretos" y, la disminución de la presión dentro del saco endolinfático.

            Si el paciente no se somete a tratamiento, lo normal es que los episodios de crisis sean cada vez más frecuentes y, tras años de enfermedad seguramente se encontrará con un estado permanente de desequilibrio moderado y pérdida auditiva severa.

            a. Cuidados y medidas preventivas

            Resulta muy importante para no agravar los síntomas, tener en cuenta una serie de cuidados, como pueden ser:

            • Evitar los movimientos bruscos de cabeza.
            • Evitar las luces brillantes.
            • Evitar ver la televisión y la lectura.
            • Evitar realizar ciertas actividades que entrañen riesgo, hasta una semana después de la desaparición de los síntomas, tales como: manejar maquinaria pesada, escalar y cualquier otra actividad similar.
            • Adoptar cambios en la dieta: eliminación de la cafeína, el alcohol y la sal; lo que puede disminuir la frecuencia e intensidad de los síntomas.
            • Reducir, en la medida de lo posible, los niveles de estrés, ya que ésto puede aliviar la gravedad de los síntomas típicos de la enfermedad.

            La fisioterapia orientada hacia la aclimatación a varias posturas puede ayudar mucho a la recuperación del paciente.

            b. Tratamiento no quirúrgico

            b.1. Cambios en la dieta

            Es importante, en primer lugar, que el paciente realice una dieta baja en sal para poder eliminar así líquidos, ya que si éstos se acumulan en el oído interno, pueden ser una de las causas  responsables de provocar vértigo.

            Cuando el cuidado en la alimentación no es suficiente, es necesario acudir al tratamiento farmacológico.

            b.2 .Tratamiento farmacológico

            Con un correcto tratamiento farmacológico se llega a controlar un 95% de los pacientes, los cuales consiguen hacer una vida normal y sin limitaciones, aunque sin lograr que desaparezca completamente la sintomatología.

            Se prescribirán fármacos antihistamínicos, anticolinérgicos y diuréticos, para disminuir la presión endolinfática. Si la crisis se acompaña de vértigo, náuseas y vómitos se indicarán sedantes vestibulares (benzodiazepinas, antidopaminérgicos, etc.), vasodilatadores  y antieméticos.

            b.3. Adaptación Audioprotésica

            En cuanto a la hipoacusia, una vez que se ha establecido, el único tratamiento es la Rehabilitación Auditiva mediante prótesis, o bien mediante la Adaptación audioprotésica.

            b.4. Gentamicina Intratimpánica

            Aproximadamente un 5% de los pacientes no responden al tratamiento medicamentoso convencional, por lo que pueden ser tratados aplicándoles Gentamicina Intratimpánica y, si no mejoran, se valorará una posible intervención quirúrgica.

            GENTAMICINA INTRATIMPÁNICA

            Definición: Es un antibiótico que se inyecta a través del tímpano, pasa al oído medio y de aquí al oído interno, actuando a nivel de las células del equilibrio.

            La aplicación de gentamicina se hace de manera ambulatoria, en la propia clínica, con anestesia tópica y, es prácticamente indoloro.

            Una vez inyectado este antibiótico, se deja actuar durante 30 minutos en el oído medio, durante los cuales el paciente permanecerá inclinado sobre el oído normal. De esta manera la gentamicina se difundirá hasta el oído interno, ejerciendo su efecto.

            El paciente debe acudir a una nueva revisión pasada una semana y, así poder valorar los resultados obtenidos. El tratamiento completo puede abarcar varias sesiones, a valorar por el médico Otorrinolaringólogo.

            c. Tratamiento quirúrgico

            Cuando el paciente no responde a ninguno de los tratamientos anteriores y los síntomas son severos, puede requerirse tratamiento quirúrgico.

            Hay dos grupos de intervenciones quirúrgicas, según si:

            • Conservan la audición.
              • Descompresión del saco endolinfático      
              • Neurectomía del nervio vestibular por fosa media
            • No conservan la audición
              • Laberintectomia
              • Neurectomía del nervio vestibular por vía translaberíntica

            En general somos partidarios, siempre que sea posible, de conservar la audición, ya que en el 20% de los pacientes la enfermedad termina afectando también al otro oído.

            ¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

            Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

            Acepto

            En cumplimiento con lo establecido en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI) y en adecuación con la Directiva Europea 2009/136/CE, "JUAN CARRERO FERNÁNDEZ" le informa que este sitio Web utiliza cookies, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a info@clinicajuancarrero.es" style="color: rgb(90, 56, 3); font-family: "PT Sans"; -webkit-font-smoothing: subpixel-antialiased !important;">info@clinicajuancarrero.es.

             

            ¿Qué son las cookies?

             

            Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

             

            ¿Por qué son importantes?

             

            Las cookies son Útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

             

            ¿Todas las cookies tienen la misma función?

            No, hay diferentes tipos de cookies y se utilizan para diferentes propósitos. Las cookies se pueden diferenciar por función, duración y quién las almacena y gestiona en una página web.

             

            En función de quién las almacena y gestiona en la página web pueden ser:

             

            Cookies propias: son las que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el propio editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

             

            Cookies de terceros: Son las que se envían a un equipo del usuario desde un equipo o dominio que no es gestionado por el editor sino por un tercero que trata los datos obtenidos a través de las cookies.

             

            En función de su duración o plazo de tiempo que permanecen activadas:

             

            Cookies de sesión: se utilizan para recabar y almacenar datos durante el tiempo que el usuario accede a la página, una vez que cierra la página, desaparecen.

             

            Cookies persistentes: los datos que se recogen con estas cookies permanecen almacenados en el terminal y pueden ser accedidos y tratados durante un período determinado de tiempo que es definido por el responsable de la cookie.

             

            En función de la finalidad:

             

            Cookies técnicas: son las que permiten el correcto funcionamiento de la página web y una navegación correcta.

             

            Cookies de personalización: son las que permiten acceder a la página con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios del terminal del usuario, son las que permiten recordar tus preferencias para una utilización de forma eficiente y efectiva de la web.

             

            Cookies analíticas: permiten al responsable, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que está vinculada. Sirven para entender como el usuario utiliza la página web, ver qué funciona y qué no, de esta forma permite elaborar perfiles de navegación, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

            Cookies publicitarias: permiten la gestión de forma eficaz de los espacios publicitarios que el editor tenga en su web desde la que presta el servicio sobre la base de criterios como el contenido.

             

            Cookies de publicidad compartamental: permiten la gestión de forma eficaz de los espacios publicitarios que el editor tenga en la web desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan la información del comportamiento de los usuarios a través de una observación continuada de sus hábitos de navegación, y desarrolla un perfil específico para mostrar la publicidad en función del mismo.

             

            ¿Cuáles son las utilizadas por http://www.clinicajuancarrero.es?

             

            En concreto, http://www.clinicajuancarrero.es utiliza las siguientes cookies:

             

            Cookies técnicas o funcionales.- Las cookies funcionales son las estrictamente necesarias e indispensables para proporcionar los servicios solicitados por los usuarios en este sitio Web de manera óptima. Su función es recoger datos puramente técnicos (sistema operativo, control del tráfico, recordar pedidos, seguridad, etc.), sin recabar datos identificativos de su persona.

             

            Cookies analíticas.- Las cookies analíticas recogen información para evaluar el uso que se hace de la Web y la actividad general de la misma. La analítica de la Web es la medida, recolección, análisis y creación de informes de los datos de Internet con el propósito de entender y optimizar el uso del sitio Web. Este tipo de cookies se utilizan en el dominio http://www.clinicajuancarrero.es

             

            Únicamente para su información, le señalamos qué otros tipos de cookies existen. No obstante, le indicamos que http://www.clinicajuancarrero.es NO las utiliza:

             

            Cookies de personalización.- Estas cookies están destinadas a fijar los criterios básicos y concretos del terminal del usuario (idioma, tipo de navegador, configuración regional de acceso al servicio, etc.), sin que sirvan para configurar un perfil de usuario.

            Cookies sociales.- Las cookies sociales son las utilizadas por las redes sociales externas (Facebook, Google+ y Twitter). Su función es controlar la interacción con los widgets sociales dentro de la página.

             

            Cookies de publicidad comportamental.- Son aquellas con la capacidad de almacenar datos referentes a su comportamiento y hábitos de navegación, como, por ejemplo, sus destinos y actividades preferidos. Fruto de este almacenamiento y procesamiento, es posible obtener un perfil específico del usuario que mejore y dé mayor eficacia a las ofertas publicitarias que se muestran durante la navegación.

             

            En concreto, las cookies que utiliza http://www.clinicajuancarrero.es són:

             

            COOKIES PROPIAS DE  http://www.juancarrero.es (Obligatorias para su correcto funcionamiento)

            Nombre Tiempo de caducidad         Descripción

            cookieaccept            1 mes desde la aceptación por parte del usuario        Utilizada por la barra de aceptación de cookies para determinar si el visitante ha aceptado o no su uso

            _fbp   3 meses             Utilizada por Facebook para proporcionar una serie de productos publicitarios como pujas en tiempo real de terceros anunciantes.

            COOKIES DE TERCEROS: Google

            Nombre Tiempo de caducidad         Descripción

            __utma  2 años desde la configuración/actualización                Se utiliza para distinguir usuarios y sesiones. Se crea cuando la biblioteca javascript se ejecuta y no existen cookies _utma previas. Se actualiza cada vez que los datos se envían a Google Analytics.

            __utmb  30 min. desde la configuración/actualización              Usada para determinar nuevas sesiones/visitas. Se crea cuando la biblioteca javascript se ejecuta y no existen cookies __utbm previas. Se actualiza cada vez que los datos se envían a Google Analytics.

            __utmc  Final de la sesión de navegador       No se utiliza en ga.js. Utilizado para la interoperabilidad con urchin.js. Históricamente, esta cookie operaba en conjunto con la cookie __utmb para determinar si el usuario estaba en una nueva sesión/visita.

            __utmz  6 meses desde la configuración/actualización             Almacena la fuente de tráfico o campaña que explica cómo llegó el usuario a la web. Se crea cuando la biblioteca javascript se ejecuta y se actualiza cada vez que los datos se envían a Google Analytics.

            __utmt   Caducan al finalizar la sesión            Esta cookie se utiliza para procesar el tipo de solicitud requerida por el usuario

            _ga         Caducan a los 24 meses (2 años)     Almacena un identificador de cliente único (ID de cliente), que es un número generado aleatoriamente. Una vez generado el ID, se almacena en la cookie y se incluye en cada hit o solicitud que se envía a Google Analytics. Después, los servidores de Google Analytics lo utilizan para calcular los datos de usuarios, sesiones y campañas.

            _gat        1 minuto               Se usa para limitar el porcentaje de solicitudes

            _gid        24 horas                Se usa para distinguir a los usuarios.

            ¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

            Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.

            A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

            Google Chrome
            Mozilla Firefox
            Internet Explorer
            Safari para IOS (iPhone, iPad)
            Cookies Flash

            JoomShaper