logo

blanco

OTITIS MEDIA CRÓNICA (OMC). COLESTEATOMA

Definición: Es una inflamación crónica de la mucosa del oído medio, que se mantiene en el tiempo con reagudizaciones periódicas y, que se acompaña de una perforación central o marginal permanente de la membrana timpánica.

La infección del oído medio se presenta cuando la trompa de Eustaquio de ese oído se bloquea constantemente, o bien permanece bloqueada durante largos períodos de tiempo, debido a alergias, infecciones múltiples, trauma del oído o inflamación de las adenoides.

La infección crónica del oído, en general, manifiesta una sintomatología menos severa que en el caso de la aguda, por lo que puede pasar inadvertida durante mucho tiempo y, por lo tanto sin tratamiento farmacológico. La consecuencia es que puede llegar a ser más destructiva que la infección aguda, ya que sus efectos son prolongados y repetitivos y, puede provocar un daño permanente en el oído.

Las infecciones del oído son más frecuentes en niños que en adultos, debido a que en ellos las trompas de Eustaquio son más cortas, estrechas y horizontales que en los adultos, siendo más comunes las agudas que las crónicas.

SÍNTOMAS

Los síntomas más habituales son:

    • Dolor o molestias en el oído más o menos leves.
    • Secreción del oído, que puede ser otorreica o supurativa y/o maloliente.
    • Hipoacusia o pérdida auditiva.

      En raras ocasiones se puede complicar con infecciones del oído interno (pérdida auditiva total, inestabilidad, vértigo), parálisis del nervio facial y procesos intracraneales (abscesos cerebrales, meningitis, etc).

      COLESTEATOMA

      Definición: Es un tumor benigno, formado por la acumulación de epitelio escamoso queratinizante dentro de las cavidades del oído medio y, que puede presentar un cierto comportamiento agresivo por su capacidad para destruir hueso.

      Colesteatoma-Antro- mastoideo-pg-35

      El colesteatoma puede deberse a un defecto congénito, aunque normalmente se origina como complicación de una infección crónica del oído medio (Otitis media crónica), siendo más frecuente su aparición cuando se producen perforaciones marginales de la membrana timpánica.

      La inflamación prolongada y el mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio pueden provocar una presión crónica negativa en el oído medio, empujando el tímpano (membrana timpánica) hacia adentro, creando una especie de saco o quiste que se llena con células cutáneas muertas y con la procedentes de su descamación normal, las cuales en lugar de salir al exterior se acumulan en el interior.
      Esta acumulación de tejido muerto va formando un quiste, que termina formando un tumor o colesteatoma que, aunque es benigno, va destruyendo el hueso y los huesecillos (martillo, yunque, lenticular y estribo), pudiendo llegar al cerebro.

      Puede aparecer a cualquier edad, pero es muy común en los niños, en los cuales suele ser mucho más agresivo.

      SÍNTOMAS

      Los síntomas clásicos del colesteatoma son:
      • Supuración permanente o intermitente del oído.
      • Mal olor de oído.
      • No produce fiebre.
      • No produce dolor, generalmente.
      • Puede haber o no pérdida auditiva.

        PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

        El diagnóstico del colesteatoma lo llevará a cabo el médico Otorrinolaringólogo,  realizando un estudio físico completo del oído, mediante la utilización de un microscopio y con las siguientes pruebas:

        1. Examen del oído medio, que pone en evidencia características propias de la inflamación como son: opacidad de la membrana timpánica, enrojecimiento y presencia de burbujas de aire o líquido detrás del tímpano. Durante dicho estudio también se puede observar la presencia de secreciones, e incluso una posible perforación timpánica.
        2. Cultivo de la secreción, para identificar las bacterias responsables de causar dicha infección.

        El estudio físico del oído se acompañará de una serie de pruebas Audiológicas, que servián para detectar la existencia de una posible pérdida auditiva, como pueden ser:

        1. Audiometría tonal
        2. Audiometría vocal.
        3. Timpanometría.

        Además de estas pruebas, el médico Otorrinolaringólogo puede solicitar que se realicen una serie de pruebas radiológicas, que servirán para buscar señales de la extensión de la lesión a otros lugares fuera del oído medio. Entre ellas podemos detacar:

        1. TC de la cabeza.
        2. Radiografía de las mastoides.

        TRATAMIENTO

        a. Tratamiento no quirúrgico - Tratamiento farmacológico

        Inicialmente en las OMC con perforación central de la membrana timpánica, se lleva a cabo un tratamiento farmacológico con antibióticos en la fase aguda de la enfermedad, cuyo objetivo primordial es atenuar los síntomas y aliviar la infección.

        Se pueden prescribir antibióticos, si la infección tiene apariencia bacteriana, que generalmente se aplican a largo plazo y pueden ser orales o en forma de gotas óticas antibióticas, en el caso de que exista una perforación en el tímpano.

        b. Tratamiento quirúrgico

        Cuando ya se ha producido una lesión, el tratamiento de elección es quirúrgico, cuyo objetivo primordial es eliminar la lesión, aunque signifique disminuir la audición.

        El tipo de cirugía será establecido siempre por el médico Otorrinolaringólogo y, va a depender de lo avanzado de las lesiones, siendo diferente si tan solo se ha producido una perforación timpánica, o si además también hay una alteración de la cadena osicular

        b.1. MIRINGOPLASTIA

        Se realiza cuando el paciente tan solo tiene una perforación de la membrana timpánica.

        Definición: Intervención quirúrgica que consiste en cerrar la perforación timpánica mediante la colocación de un injerto, siendo el más utilizado el de “fascia del temporal”, que recubre externamente el músculo temporal.

        Se indica este tipo de cirugía en casos de perforaciones timpánicas y otitis medias crónicas simples, siempre que no exista supuración actual ni en los últimos meses.

        La incisión para abordar la lesión puede ser:

        • Endomeática - Cuando se accede al oído medio a través del conducto auditivo externo.
        • Retroauricular - Cuando se accede al oído medio a través de una incisión realizada por detrás del pabellón auditivo.

        La técnica empleada dependerá siempre del tamaño de la perforación timpánica y del grosor que tenga el conducto auditivo externo (CAE).

        Es conveniente durante esta intervención realizar una exploración detallada de la cadena osicular, por si estuviera afectada.

        b.2.TIMPANOPLASTIA

        Se realiza cuando el paciente además de perforación timpánica tiene lesionados la cadena de huesecillos del oído medio.

        Definición: Intervención quirúrgica que consiste en reconstruir la cadena osicular mediante prótesis totales o parciales, siendo las más modernas las de cerámica y, reparar además la perforación timpánica mediante un injerto que suele ser de “fascia del temporal”.

        Si al mismo tiempo se ha diagnosticado un COLESTEATOMA, aunque no es urgente, el paciente debe ser operado a la mayor brevedad posible. Inicialmente se realiza una limpieza exhaustiva de la tumoración, que puede ser simple o radical en función de la extensión del tumor y, posteriormente se practicará una reconstrucción de la cadena osicular para tratar, si es posible, de restaurar la función auditiva, aunque siempre como fin secundario de la intervención. Finalmente se procede en la misma intervención a cerrar la perforación de la membrana timpánica.

        En algunos pacientes se puede observar la presencia de un Colesteatoma, sin que se vea afectada la membrana timpánica, ni la cadena de huesecillos; siendo necesario en este caso realizar únicamente una limpieza exhaustiva de la tumoración.

        JoomShaper