logo

blanco

DISFONÍAS

Definición: Es la dificultad para producir sonidos al tratar de hablar, o bien un cambio en las características acústicas de la voz, como son: la intensidad, la altura tonal y el timbre; de manera que la voz puede sonar débil, excesivamente velada, chillona o ronca.

Este tipo de alteración pude ser temporal o permanente.

Afonía: es la alteración máxima de la disfonía, es decir se trata de la pérdida total de la voz.

LA VOZ

Definición: Es la herramienta que sirve para que las personas se puedan comunicar entre sí.

Además, la voz también transmite gran cantidad de información sobre la persona: sexo, edad aproximada, lugar de origen por el acento, sentimientos de alegría o pena, intranquilidad, miedo, nerviosismo, etc. De ahí la importancia que debemos darle tanto  a  su cuidado como a su eventual tratamiento, en caso de que exista una alteración de la misma.

Como ya hemos dicho, para producir voz es necesario que exista un perfecto equilibrio entre todas las estructuras que intervienen en su producción, especialmente las cuerdas vocales, de manera que si dicho equilibrio se rompe por cualquier motivo, aparecen las disfonías.

El término coloquial más empleado es el de “ronquera” y también el de “afonía”, que realmente se refiere a la ausencia de voz o a una voz aérea soplada y prácticamente inaudible.

Se puede considerar la disfonía como el signo principal, que se pone de manifiesto ante cualquier alteración del aparato fonador, ya sea de tipo orgánico debido a una alteración física, o bien funcional debido a un mal hábito fonatorio.

CAUSAS

La etiología de las disfonías es muy variada, siendo realmente  importante descartar una posible lesión neoplásica, de ahí que toda disfonía de más de dos semanas de duración precise ser remitida a un Otorrinolaringólogo y, muy especialmente en el caso de pacientes con hábito tabáquico.

En toda disfonía hay factores que la favorecen y otros que la desencadenan, como son las infecciones, el tabaquismo, el alcohol, las alergias, las tensiones, las alteraciones posturales, etc.

Las causas más habituales que provocan disfonías son:

  • Laringitis aguda. La inflamación de la laringe es una de  las patologías más frecuentes que se asocia con la aparición de disfonía y/o afonía.
  • Procesos alérgicos.
  • Excesiva tensión de las estructuras de la laringe a la hora de producir voz, que puede provocar microtraumatismos en las cuerdas vocales, lesiones orgánicas, etc. Esto sucede cuando se hace un uso excesivo de la voz al cantar, gritar, etc.
  • El abuso vocal, como el que se da en los profesionales de la voz, tanto en aquellos  que tienen que utilizar la voz muchas horas al día como en el caso de profesores,  telefonistas, vendedores, cantantes, o bien los que trabajan en un entorno ruidoso  y el volumen de su voz habitual sobrepasa las posibilidades del sistema  fonatorio, como ocurre en: ciertas fábricas, mercados, profesionales que trabajan  con niños, etc.
  • Inhalación de agentes irritantes.
  • Tos irritativa, debido a procesos alérgicos, bronquitis, etc.
  • Enfermedad viral.
  • Llanto excesivo en los niños.
  • Reflujo gastroesofágico que hace que el ácido clorhídrico llegue a la garganta irritándola, apareciendo síntomas digestivos como: acidez, ardores, pesadez de estomago y esófago; y síntomas laríngeos como: ronquera matutina, tos,  y aclaramiento vocal frecuente. Ver Dieta para reflujo gastroesofágico
  • Patologías infecciosas del árbol respiratorio, como: amigdalitis, sinusitis, bronquitis  crónicas, etc., pueden producir una inflamación de la mucosa de las cuerdas vocales aumentando la posibilidad de la aparición de lesiones.
  • El estado general de la persona. La baja forma vital, el cansancio, el estrés habitual, los estados de ansiedad y nerviosismo, etc. predisponen al mal uso vocal, disminyendo la resistencia del sistema fonatorio.
  • Dificultades psicológicas prolongadas en el tiempo, que provocan situaciones conflictivas duraderas en el paciente. En definitiva, los acontecimientos psicológicos provocan tensión psicomotora, que se va a manifestar a nivel del aparato fonatorio.
  • Fumar y beber en exceso, sobre todo si se hace al mismo tiempo. El tabaco es sin duda una de las causas más frecuente que produce alteraciones en la voz, por  la irritación e inflamación crónica que produce en las cuerdas vocales y, también los licores de elevada graduación, por ser responsables de provocar efectos  irritativos en la mucosa que recubre la faringe y la laringe.
  • Excesiva exposición al ruido.
  • Ambiente contaminado.
  • Ingestión de líquidos cáusticos.
  • Presencia de objeto extraño alojado en el esófago o en la tráquea.
  • Goteo posnasal.
  • Presencia de nódulos.
  • Parálisis post-operatoria de las cuerdas vocales.
  • Parálisis de las cuerdas vocales, como consecuencia de determinadas exploraciones, como por ejemplo la Broncoscopia. Suelen ser disfonías  temporales.
  • Cáncer de laringe.
  • Embarazo o intervención abdominal. La modificación de la pared  abdominal debido a un esfuerzo, puede producir una alteración de la proyección vocal, responsable de desencadenar la disfonía.
TIPOS DE DISFONÍAS

Los desórdenes de las cuerdas vocales son a menudo causados por el abuso o mal uso de las cuerdas vocales, cuando por ejemplo: cantamos, hablamos, fumamos, tosemos, gritamos o inhalamos sustancias irritantes.

Las disfonías cuyo origen es repentino, generalmente tienen causa psicológica, funcional o traumática; mientras que las disfonías de origen progresivo, que comienzan con ciertas dificultades y que paulatinamente van en aumento, suelen ser de causa orgánica.

Las disfonías se pueden clasificar:

                 6.3.1.1. DISFONÍAS FUNCIONALES
                 6.3.1.2. DISFONÍAS POR LESIONES ADQUIRIDAS
                 6.3.1.3. DISFONÍAS POR LESIONES CONGÉNITAS
                 6.3.1.4. DISFONÍAS ESPECIALES
JoomShaper