logo

blanco

ESTRIDOR LARÍNGEO

Definición: Es el sonido respiratorio anormal, agudo y musical causado por un bloqueo en la garganta o la laringe y, que suele escucharse durante la inspiración.

El sonido del estridor va a depender de la ubicación de la obstrucción en el tracto respiratorio alto.

Los niños corren mayor riesgo que los adultos de sufrir obstrucción de las vías respiratorias, ya que éstas son más cortas y estrechas y, aunque generalmente se escucha cuando el niño inhala (inspiración), también puede escucharse cuando el niño exhala (espiración).

Es importante que se diagnostique y se trate de inmediato, para evitar la obstrucción total de las vía respiratoria y,  que por lo tanto se lleguen a producir consecuencias más graves.

CAUSAS

Existen diversos factores que provocan el estridor. En ocasiones se produce debido a enfermedades, mientras que en otras ocasiones se debe a problemas en la estructura anatómica de las vías respiratorias del niño.

Algunas de las causas más frecuentes del estridor laríngeo en los niños son:

  • Causas congénitas. Se refieren a problemas presentes en el niño al nacer:
     
    • Laringomalacia
      Se produce una obstrucción parcial de las vías respiratorias, debido a que las partes de la laringe que son flexibles, se colapsan.
      El niño suele superar este trastorno al alcanzar los 18 meses de edad. La laringomalacia es la causa congénita más frecuente del estridor.
      En raras  ocasiones suele ser necesaria una intervención quirúrgica.
    • Estenosis subglótica
      La obstrucción de las vías respiratorias se produce porque la laringe se estrecha demasiado por debajo de las cuerdas vocales.
      Los niños que sufren de estenosis subglótica no son diagnosticados al nacer, pero sí a los pocos meses, en especial si las vías respiratorias del niño se esfuerzan demasiado, debido a un resfriado u otro virus. Con el tiempo el niño puede superar este problema sin necesidad de intervención quirúrgica, aunque sin embargo, la mayoría deberá ser sometido a una cirugía, si la obstrucción es severa.
    • Hemangioma subglótico
      La obstrucción  se debe a una especie de masa que consta principalmente  de vasos sanguíneos y que se localiza a nivel subglótico.
      Normalmente crece con rapidez durante los primeros meses de vida del niño,  mostrando signos entre los 3 y 6 meses de edad.
      Algunos niños pueden  superar este problema sin necesidad de intervención quirúrgica, ya que el hemangioma comienza a reducirse espontáneamente después del primer año de vida, aunque sin embargo, la mayoría  deberá ser sometido a una cirugía, si la obstrucción es  severa.
      Este trastorno es poco frecuente.
    • Anillos vasculares
      Se produce cuando la tráquea o conducto de viento, se encuentra comprimida por otra estructura, una arteria o una vena, en el exterior.  Para aliviar este trastorno puede ser necesario recurrir a una intervención quirúrgica.
  • Causas infecciosas:

    • Crup
      Se trata de una infección causada por un virus, que produce una inflamación de las vías respiratorias y, como consecuencia ocasiona problemas respiratorios.
      Es provocado por diferentes virus, de los cuales el más frecuente es el virus Parainfluenza.
    • Epiglotitis
      La epiglotitis es una infección bacteriana aguda, que produce la tumefacción e inflamación de la epiglotis, poniendo en riesgo la vida del  paciente.
      La epiglotis es una estructura de cartílago elástica, que se encuentra en la  base de la lengua y que evita que los alimentos penetren en la tráquea al  tragar. Su inflamación puede generar problemas respiratorios que pueden  empeorar de forma progresiva, provocando finalmente la obstrucción de  las vías respiratorias, en el caso de que existiera una tumefacción tan  grande que impida la entrada o salida de aire de los pulmones, lo que  se transforma en una emergencia médica.
      La epiglotitis suele ser provocada por el virus Haemophilus  influenzae, pero en la actualidad es poco frecuente, debido a que los  bebés son vacunados regularmente contra dicho virus.
    • Bronquitis
      Es una inflamación de los conductos respiratorios llamados bronquios, lo cual provoca un aumento de la producción de moco, además de otros cambios.
      Generalmente, la bronquitis aguda es provocada por agentes infecciosos  como bacterias o virus. También puede ser causada por agentes físicos o  químicos - polvo, alergenos, vapores fuertes -, por vapores provenientes  de productos químicos de limpieza o por el humo del tabaco.
    • Amigdalitis severa
      Las amígdalas son tejidos pequeños y redondos, ubicados en la parte posterior de la boca a ambos lados de la garganta.
      Se considera que forman parte del sistema inmunitario del niño, ayudando a eliminar las infecciones mediante la producción de anticuerpos.
      La amigdalitis se define como la inflamación de las amígdalas debido a una infección.
      Generalmente, es posible ver las amígdalas del niño, simplemente iluminando su garganta.
    • Absceso retrofaríngeo o absceso en la parte posterior de la garganta Consiste en una acumulación de pus localizada en la retrofaringe y, rodeada normalmente de tejido inflamado.
      Si un absceso es lo suficientemente grande, puede llegar a estrechar las vías respiratorias hasta convertirlas en un orificio muy pequeño, lo que puede provocar importantes problemas respiratorios.
      • Causas traumatológicas:

        • Cuerpo extraño en el oído, nariz y tracto respiratorio
          Puede causar la aparición de diferentes tipos de síntomas.
          Se considera cuerpo extraño a cualquier objeto colocado en el oído, nariz o boca y, que no pertenece a dichas zonas .
          Por ejemplo, una moneda o una canica en la tráquea (conducto de aire), pueden bloquear las vías respiratorias pudiendo llegar a provocar la muerte del niño.
        • Fractura de cuello
        • Cirugía de nariz
        • Tragarse una sustancia nociva
          Dependiendo del tipo de sustancia puede llegar a dañar de manera importante las vías respiratorias.
        • Intubación prolongada
          Debido al tubo de respiración que se utiliza durante la cirugía.

      PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

      El médico Otorrinolaringólogo será quien lleve a cabo un examen físico de las vías respiratorias altas, evaluando los signos vitales de la enfermedad, al mismo tiempo que auscultará los pulmones, complementándolo con un estudio de la historia clínica del paciente o Anamnesis.

      Las preguntas que se deben incluir en la historia clínica, para poder realizar una documentación detallada de estos sonidos respiratorios anormales, son:

      • ¿Son los sonidos respiratorios anormales agudos?
      • ¿Comenzaron de repente o poco a poco?
      • ¿Es posible que el niño haya introducido algo (un objeto) en su boca y, que se le haya ido  hacia la tráquea?
      • ¿Ha estado el niño enfermo recientemente?
      • ¿Están la cara o el cuello del niño inflamados?
      • ¿Ha estado el niño tosiendo o se ha quejado de dolor de garganta?
      • ¿Qué otros síntomas están presentes?
        • ¿Tiene el niño los labios o la piel de color azulado?

          El estudio se complementará mediante pruebas de diagnóstico endoscópicas laríngeas, llevadas a cabo por el médico Otorrinolaringólogo o por el médico Foníatra, como pueden ser:

          1. Laringoscopia directa.
          2. Laringoscopia indirecta.
          3. Análisis de gases en la sangre arterial.
          4. Cultivo de esputo. Examen de diagnóstico que se realiza con las flemas expulsadas de los pulmones hacia la boca. El cultivo de esputo suele realizarse para determinar la presencia de una infección.
          5. Broncoscopia. Se usa un broncoscopio para examinar las vías aéreas de forma directa.
          6. Tomografía computarizada del tórax.
          7. Radiografía de tórax  o de cuello.

          TRATAMIENTO

          a. Tratamiento no quirúrgico - Tratmiento farmacológico
                   
                

          Será establecido por su Médico Otorrinolaringólogo en función de la edad de su hijo, de la causa del trastorno y de la gravedad del mismo.

          • Tratamiento farmacológico. Se pueden prescribir medicamentos por vía oral o inyectables, como por ejemplo antibióticos, para ayudar a disminuir la infección de las vías respiratorias, y también corticoesteroides para disminuir la inflamación.

          b. Tratamiento quirúrgico

          Según la gravedad del estridor, puede ser necesaria la hospitalización y la intervención quirúrgica de urgencia, realizando una Traqueostomía si el paciente no puede respirar adecuadamente.

          Esta cirugía consiste en realizar una apertura en la tráquea a través del cuello, con el fin de permitir que el aire entre en los pulmones sin pasar por las cuerdas vocales.

          JoomShaper