logo

blanco

OTITIS EXTERNA CRÓNICA

Definición: Es una infección o inflamación del oído externo y del conducto auditivo externo, que se mantiene a lo largo del tiempo o bien que se manifiesta repetidamente.

Normalmente la otitis externa aguda responde al tratamiento farmacológico adecuado, aunque en un pequeño número de casos se puede volver crónica, lo cual significa que la infección no desaparece o retorna en múltiples ocasiones.

Es importante su diagnóstico precoz, debido a que en ocasiones puede indicar la presencia de una patología mucho más grave, como es la Otitis externa maligna.

SÍNTOMAS

Lo síntomas más frecuentes son:

    • Dolor de oído, que puede intensificarse al mover la oreja.
    • Prurito en el oído o en el conducto auditivo.
    • Secreción persistente de color verde amarillenta, acompañada de pus y a veces olor fétido.
    • Hipoacusia o pérdida de la audición.

      PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

      Las pruebas de diagnóstico más eficientes para el correcto diagnóstico de la otitis externa crónica, se basarán en la exploración física de las estructuras externas de oído por parte del médico Otorrinolaringólogo, mediante una serie de pruebas de diagnóstico, como son:

      1. Palpación o manipulación directa del oído externo. Normalmente este manipulación aumentará el dolor del paciente.
      2. Otoscopia. Esta prueba consiste en una exploración mediante un instrumento llamado otoscopio, que sirve para examinar el conducto auditivo externo y evaluar el oído medio a través de la visualización directa del tímpano.
        El oído se presenta enrojecido e inflamado, el cual puede aparecer similar a un eczema con descamación de la piel. A veces es difícil la visualización del tímpano con el otoscopio debido a la inflamación del conducto auditivo externo.
      3. Pruebas Audiológicas. Estas pruebas se realizan para detectar una posible pérdida auditiva.
      4. Cultivo de la secreción del oído. Se solicita para revelar la presencia de bacterias u hongos.
      5. TC de la cabeza. Se realiza sobre todo en individuos ancianos o diabéticos con dolor de oído o supuración persistente, ante la posibilidad de que se trate de una Otitis externa maligna.

      TRATAMIENTO

      a. Tratamiento no quirúrgico - Tratamiento farmacológico


      El objetivo del tratamiento es curar la infección, para lo cual se prescriben gotas óticas que contienen antibióticos y corticosteroides, que pueden ayudar a reducir el prurito y la inflamación.

      En algunas ocasiones se pueden utilizar otros remedios más caseros, tales como aplicar unas gotas de ácido acético (vinagre), que actúa como agente antiséptico.

      JoomShaper