logo

blanco

BLOQUEO DEL OÍDO POR TAPÓN DE CERA

También se conoce como obstrucción del oído por tapón de cerumen.

Definición
: Es la obstrucción del conducto auditivo extreno o CAE con cerumen o cera.

cerumen-pg-47

El conducto auditivo está revestido por folículos pilosos y glándulas productoras de un aceite ceroso denominado cerumen, cuya función es proteger el oído atrapando el polvo, los microorganismos y las partículas extrañas, evitando que penetren en él y lo lesionen. En condiciones normales, la cera se empuja hacia la abertura del oído y luego cae o se retira al lavarlo.

En algunas personas las glándulas producen más cera de la que puede eliminarse fácilmente y, en ocasiones esta cera adicional puede endurecerse en el canal auditivo, pudiendo llegar a obstruirlo.

Lo más frecuente es que el canal auditivo se obstruya con cera cuando al intentar limpiarlo y, debido a la mala costumbre de introducirse elementos extraños en el conducto, se consigue tan sólo introducir la cera a un nivel más profundo del CAE (Conducto Auditivo Externo), alterando la normal migración del epitelio del tímpano hacia el meato, ocasionando así su bloqueo.

 

SÍNTOMAS

Los síntomas más habituales son:

  • Hipoacusia o pérdida auditiva parcial y progresiva. Es una de las causas más comunes del taponamiento por cerumen.
  • Acúfenos o tinnitus.                                                    
  • Dolor de oído.
  • Sensación de que el oído está lleno o taponado.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

El diagnóstico del bloqueo del oído por tapón de cera lo llevará a cabo el médico Otorrinolaringólogo, mediante el examen físico u Otoscopia, que gracias a un Otoscopio estudiará la parte interna del oído para ver si está obstruido por la cera.
En el caso de que así sea, presentará una masa de color café o amarillo oscuro y, más o menos dura.

TRATAMIENTO

a. Tratamiento no quirúrgico

Evidentemente el tratamiento es la extracción del cerumen, existiendo dos métodos para hacerlo:

  • Mediante irrigación o lavado del oído con agua a 37 ºC de temperatura, con una jeringa. Se coloca la cabeza en posición vertical, se endereza el canal auditivo tirando suavemente hacia arriba de la parte externa de la oreja y, se utiliza una jeringa para dirigir suavemente un pequeño chorro de agua contra la pared del canal auditivo, cercana a la obstrucción por cerumen. Posteriormente el paciente debe inclinar la cabeza para que drene el agua.
    Es posible que haya que repetir la irrigación en varias ocasiones.
    Nunca se debe irrigar el oído sin saber si el tímpano está intacto, porque la irrigación en un oído con tímpano perforado puede producir infección del mismo o trauma acústico.
  • Bajo visión directa, pudiendo extraerlo con curetas o bien por aspiración (esto último con microscopio), lo cual permite ir visualizando directamente lo que se está haciendo.
    Este método es el más adecuado en caso de presentar el antecedente de perforación timpánica, ya que al realizar la aspiración con microscopio se evita dañarlo, siendo importante que lo realice siempre un Otorrinolaringólogo.
JoomShaper