logo

blanco

PARÁLISIS FACIAL

También se conoce como Neuropatía facial o Mononeuropatía del VII par craneal.

Definición: Es un trastorno de naturaleza neurológica, causado por daño del séptimo nervio del cráneo o VII par craneal.

Esta mononeuropatía se refiere al daño provocado en un solo nervio, que es el séptimo nervio craneal o nervio facial, responsable de controlar los movimientos de los músculos de la cara.

Además, el nervio facial localizado en el cráneo, también contribuye en la sensibilidad del Conducto Auditivo Externo o CAEy en el sentido del gusto.

 

CAUSAS

Se puede presentar un daño aislado del nervio facial por:

  1. Parálisis facial de Bell. Es una forma aguda de este tipo de mononeuropatía.
  2. Lesiones localizadas, como un tumor cerebral, que ejercen presión sobre dicho nervio.
    Se desarrolla de manera gradual y se acompaña de dolores de cabeza, convulsiones y pérdida de la audición.
  3. Infección por un virus.
  4. Infección por VIH.
  5. Apoplejía.
  6. Sarcoidosis.
  7. Enfermedad de Lyme.
  8. Trauma congénito en recién nacidos, donde la parálisis puede ser secundaria.
  9. Traumatismo como consecuencia de una intervención quirúrgica.

En ocasiones puede ser de etiología desconocida y, por lo tanto no ser capaces de establecer una causa identificable.

SÍNTOMAS

Los síntomas más frecuentes de la prálisis facial son:

  • Cara rígida y estirada hacia un lado.
  • Caída de la comisura labial hacia un lado, lo que provoca dificultad al beber, comer, babeo, etc.
  • Cambio en la apariencia facial: dificultad para ciertas expresiones, para movimientos finos de la cara, dificultad para cerrar un ojo, etc.
  • Deterioro del sentido del gusto.
  • Hiperacusia o aumento del volumen del sonido en el oído afectado.
  • Dolor de cabeza.
  • Lacrimeo intenso.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

El médico Otorinolaringólogo realizará un examen físico del paciente, lo que revelará si la parálisis facial es de un solo lado de la cara, o bien de la frente, del párpado o de la boca.

El médico especialista puede solicitar una serie de  pruebas complementarias, como pueden ser:

  1. Análisis de sangre. Se solicita para verificar si existe la enfermedad de Lyme.
  2. Punción lumbar. Se solcita si se sospecha de la existencia de una enfermedad sistémica.
  3. RNM de la cabeza. Esta prueba radiológica se solicita cuando se sospecha de la existencia de un tumor comprimiendo el nervio facial.

TRATAMIENTO

Este trastorno puede en ocasiones resolverse espontáneamente, dependiendo de la gravedad del daño sufrido por el nervio facial.

a. Tratamiento no quirúrgico - Tratamiento farmacológico

En principio el objetivo del tratamiento es identificar la causa subyacente de la parálisis y, poder así aliviar los síntomas.

Normalmente el médico Otorrinolaringólogo prescribe corticosteroides conjuntamente con Aciclovir (agente antiviral), que se utilizan para reducir la inflamación y para aliviar la presión en el nervio facial.

También se pueden recomendar ungüentos o gotas lubricantes para proteger el ojo si no se puede cerrar por completo.

b. Tratamiento quirúrgico

Cuando se diagnostica la presencia de un tumor, cabe la posibilidad de realizar una cirugía para descomprimir el nervio facial.

JoomShaper