logo

blanco

ANATOMÍA BÁSICA DEL OÍDO

EL OÍDO

Definición: Es el órgano de la audición y, forma parte del sistema nervioso periférico.

El sentido del oído nos permite percibir los sonidos, su volumen, tono, timbre y la dirección de la cual proceden. Las vibraciones sonoras son recibidas por el oído y son transmitidas al cerebro. 

En el oído se encuentran también terminaciones nerviosas que reciben información acerca de los movimientos del cuerpo, ayudando a mantener el equilibrio del mismo.

El oído se divide en tres secciones:

anatomia-del oido- pg-2 y pg-56

♣ OÍDO EXTERNO

De las tres partes es el único que está a la vista y se puede definir como un “aparato de transmisión”, ya que recoge las ondas sonoras que se propagan a través del aire, las cuales una vez que han entrado llegan hasta el conducto auditivo externo y, de aquí son conducidas hasta el oído medio.
La otra función del conducto auditivo externo es proteger a las demás partes del oído, fabricando cera.

CAE

Está formado por
:
  1. El pabellón auricular u oreja. Está compuesto por cartílago y piel y, diseñado para recoger durante el proceso de audición las ondas sonoras, dirigiéndolas hacia el interior.
  2. El conducto auditivo externo o CAE. Es la continuación del pabellón auricular y se comunica con el tímpano. Tiene forma tubular con una longitud de entre 30 y 35 mm y, su pared está constituida por una porción cartilaginosa móvil y otra ósea. La primera, que es mayor que la segunda, es la continuación de la estructura cartilaginosa del pabellón auricular; mientras que la zona ósea está constituida por el hueso del tímpano y la región escamosa del hueso temporal, que es uno de los huesos laterales del cráneo.
    Está cubierto por un tejido muy fino con pequeñas vellosidades y glándulas, encargadas de producir la cera del oído.

♣ OÍDO MEDIO (Cavidad Timpánica)

El oído medio es una cavidad llena de aire que contiene numerosos elementos anatómicos. Se encuentra alojado en los huesos del cráneo a nivel del hueso temporal, entre el conducto auditivo externo y el oído interno.

Su función es recoger las ondas de sonido que recibe del oído externo, convertirlas en vibraciones y llevarlas hasta el oído interno. Esto lo hace mediante el Tímpano, que separa el oído externo del oído medio y, la cadena de los tres huesecillos denominados osículos.

cadena-de-huesecillos-.pg-42normal

Está formado por
:
  1. El Tambor del oído o Tímpano. Separa el oído externo del medio, siendo un espacio aéreo que puede ser descrito como una caja con 6 paredes, constituido por una delgada membrana muy estirada, denominada Membrana Timpánica, que vibra en respuesta a las ondas sonoras.
  2. Cadena de huesecillos u osículos: martillo, yunque, lenticular y estribo.
    Las ondas sonoras hacen que la Membrana Timpánica vibre a diferente velocidad, señal que es transmitida a los osículos, gracias a que está adherida al martillo, huesecillo que a su vez está unido a otro llamado yunque, el cual finalmente se encuentra pegado al hueso más pequeño de todo el cuerpo, que es el estribo.
  3. La trompa de Eustaquio. Es un conducto estrecho que conecta el oído medio con la parte posterior de la faringe y la nariz, es decir con la rinofaringe. Su función principal es la ventilación de la caja timpánica y ayudar a que el tímpano compense la presión intratimpánica.

    La trompa de Eustaquio y el oído medio mantienen la misma presión del aire a ambos lados del tímpano. En condiciones normales este conducto permanece cerrado, pero cuando bostezamos, viajamos en avión o subimos a una montaña, tenemos la sensación de que los oídos se “destapan”. Realmente lo que ocurre es que la trompa de Eustaquio se abre para igualar (ecualizar) la presión del aire entre el oído medio y el oído externo, ya que cuando se acumula más presión de un lado que de otro provoca que sintamos dolor.
    Se logra así el correcto funcionamiento del tímpano, evitando que sufra lesiones.
  4. La Mastoides y el antro Mastoideo. Se localiza en el hueso temporal (detrás de la oreja), fundamentalmente en la región mastoidea, donde existen numerosos y pequeños espacios aireados llamados celdillas mastoideas, que están conectados entre sí y con el de mayor tamaño, denominado antro mastoideo, el cual está ubicado en el centro.
  5. La ventana oval o puerta del oído interno. Es una membrana que transmite la vibración hacia un líquido llamado linfa, que se encuentra dentro del caracol . Así pues, la ventana oval transforma un estímulo del medio aéreo –sonido- en un estímulo del medio líquido.

Cuando las ondas de sonido llegan hasta el conducto auditivo externo y al tímpano, éste empieza a vibrar, de manera que las vibraciones pasan por los cuatro pequeños huesos -martillo, yunque, lenticular y estribo-, que a su vez transfieren estos movimientos a la parte más profunda del oído, que se corresponde con el oído interno.

♣ OÍDO INTERNO

El oído interno o “laberinto” se encuentra dentro del hueso temporal y puede dividirse morfológicamente en laberinto óseo y laberinto membranoso.

El laberinto óseo es la cápsula ósea que rodea al laberinto membranoso, y éste último consiste en un sistema hueco que contiene la endolinfa. Entre el laberinto óseo y el membranoso se encuentra la perilinfa, que es en parte un filtrado de la sangre y en parte difusión de líquido cefalorraquídeo.

Está formado por:

  1. El Laberinto posterior o Sistema vestibular. Contiene receptores sensoriales cuyafunción es la de “mantener el equilibrio”.
    Es una cavidad constituida por el utrículo, el sáculo y tres canales semicirculares que son el anterior, posterior y lateral, cuya función también es mantener el equilibrio.
    Cada una de estas estructuras contiene células especializadas para detectar la aceleración y desaceleración del movimiento, ya sea lineal o angular.

    Contiene el nervio vestibular formado por células bipolares procedentes del utrículo, sáculo y canales semicirculares y, cuyo ganglio -el ganglio vestibular- está situado dentro del conducto auditivo interno. A su vez, el nervio vestibular atraviesa dicho conducto junto con el nervio coclear y el nervio facial.
    La información aportada por el sistema vestibular junto con la información visual y la propioceptiva, se integran a nivel cerebral con el fin de lograr coordinación postural y control motor.
  2. El Laberinto anterior o Sistema coclear. Contiene receptores sensoriales cuya función es la “auditiva”. Está constituido por el caracol o Cóclea, que es un conducto pequeño y enrollado considerado el verdadero micrófono del oído, ya que recibe el sonido conducido através de oído externo y medio, transformándolo en energía bioeléctrica para que viaje por el nervio auditivo hasta el cerebro. Dentro del caracol se encuentra alojado el Órgano de Corti, el cual está recubierto de células ciliadas (con pelitos) que descansan sobre la membrana basilar y, cuyos cilios se encuentran en contacto con la membrana tectoria.

Una vez que las ondas sonoras se han convertido en vibraciones en el oído medio, entran en el oído interno.

Cuando se produce un estímulo, es decir un sonido, el estribo ejerce presión sobre la ventana oval generando una onda acústica en la perilinfa, que se propaga a lo largo de la cóclea desplazando así la membrana basilar. Cuando el líquido empieza a vibrar, hace que los cilios se muevan y se flexionen entrando en contacto con la membrana tectoria, lo que se traduce en cambios de potencial celular que generan unos estímulos nerviosos a través de las células bipolares del nervio coclear. De esta manera las vibraciones se conviertan en señales nerviosas que son enviadas al cerebro, para que éste las pueda comprender e interpretar.

JoomShaper