logo

blanco

HIPERSENSIBILIDAD AL SONIDO

Definición: Trastorno auditivo que se caracteriza por una incapacidad o dificultad para tolerar los sonidos comunes externos, incluso cuando éstos son normales.

Existen diferentes tipos de Hipersensibilidad al sonido, que se pueden clasificar en:

1.3.1.1.1. RECLUTAMIENTO COCLEAR

Definición:
Consiste en la percepción, por parte del paciente, de los incrementos de ciertos niveles de volumen sonoro, mucho más rápidamente que una persona normal. Este trastorno casi siempre acompaña a las hipoacusias de percepción.

Mientras que en el reclutamiento tan solo los sonidos de volumen elevados molestan, en la hiperacusia puede molestar cualquier sonido.

1.3.1.1.2. MISOFONIA

Definición: Es la sensación subjetiva por parte del paciente de molestia ante el sonido, pero sin provocar miedo extremo.

1.3.1.1.3. FONOFOBIA

Definición: Es una condición mental donde el paciente siente un miedo extremo o fobia a ciertos sonidos que asocia a “algo malo”.
Debido a dichos pensamientos el paciente va a percibir estos sonidos mucho más intensos de lo que son en realidad.

1.3.1.1. 4. HIPERACUSIA

Definición: Es la disminución del umbral de tolerancia a sonidos habituales y naturales del ambiente, o bien una respuesta exagerada e inapropiada a sonidos que no son molestos para una población sana.

Normalmente el paciente percibe sonidos de volumen normal como si fueran muy intensos y, frecuentemente presentan una audición normal, es decir: sin hipoacusia.
Estos pacientes suelen presentar unas pruebas audiométricas perfectamente estándares, con unos umbrales auditivos normales, pero con un umbral de sensibilidad al sonido disminuido. En general, el nivel de confort para el sonido suele estar alrededor de los 100 dB, mientras que los pacientes con hiperacusia presentan un disconfort con niveles de 40 dB o menos.

Este tipo de patología puede presentarse lenta o repentinamente, de manera que el sujeto se encuentra ante la situación de que los sonidos habituales, de repente se vuelven elevados, dolorosos y hasta intolerables.

La hiperacusia puede aparecer en:

  • Personas con audición normal.
  • Pacientes con audicián levemente disminuida o con hipoacusia perceptiva ligera.
  • Pacientes con hipoacusia moderada, aunque es menos frecuente.
  • Pacientes que tienen acúfenos de tipo severo.

No se conoce exactamente la prevalencia de esta patología, aunque según estudios realizados se ha comprobado que existe una importante correlación entre la hiperacusia y los pacientes que padecen acúfenos o tinnitus, así como entre la hiperacusia y los niveles de disconfort auditivo. Además se ha evidenciado, que la mayoría de los casos de tinnitus e hiperacusia están asociados a la pérdida de audición.

CAUSAS

No se conocen con certeza las causas ni los mecanismos fisiopatológicos que determinan la hiperacusia, pero se sabe que el ruido es un importante factor desencadenante, por lo que se puede prevenir y evitar, protegiendo el oído ante un sonido intenso.

Existen diversas teorías que intentan explicar los motivos desencadenantes de esta hipersensibilidad, como son: alteraciones en la amplificación y regulación de las células ciliadas externas cocleares o bien alteraciones en la regulación a nivel central de la vía auditiva, de manera que se activa de forma secundaria el sistema límbico, lo cual a su vez genera un abanico de reacciones psicoemocionales.

SÍNTOMAS

Los síntomas más frecuentes son:

  • Aparición de Acúfenos o Tinnitus. Según datos estadísticos, la prevalencia de la hiperacusia es mucho mayor en aquellos pacientes que tienen acúfenos.
  • Sensación de plenitud o de saturación de los oídos, e incluso de dolor interno.
  • Importantes trastornos del sueño.
  • Cambio de humor e irritabilidad.
  • Incremento del estrés.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

Es muy importante realizar un correcto diagnóstico de este tipo de patología, ya que puede con el tiempo alterar completamente la paz del paciente, arruinar su vida social y su actividad laboral. La hiperacusia hace que la vida del paciente sea muy difícil de sobrellevar, obligándole incluso a cambiar su esquema de vida. 
Es importante realizar un diagnóstico diferencial entre hiperacusia y otras patologías, como pueden ser: la fotofobia, el reclutamiento coclear, etc.

Como ya hemos comentado, es muy frecuente la combinación de la hiperacusia con el tinnitus, siendo necesario establecer una serie de pruebas encaminadas a poner en evidencia ambas patologías.

El encargado de diagnosticar dicha alteración será el médico especialista en Otorrinolaringología y, que al mismo tiempo tenga, conocimientos sobre Acúfenos e Hiperacusia.
Es importante realizar un cuidadoso estudio de la historia clínica del paciente, conocida como Anamnesis, donde se incluirá una batería de preguntas:

  • ¿Cuándo y cómo se inició dicha hiperacusia?.
  • ¿Qué sonidos son los más molestos?.
  • ¿En qué momentos del día resultan más molestos?.
  • ¿Ha estado expuesto últimamente a algún sonido fuerte?.
  • ¿Ha habido algún cambio importante o acontecimiento en su vida cotidiana?.
  • ¿Qué otros síntomas han aparecido?.
  • ¿Siente ruido o zumbido en el oído?.
  • ¿En qué grado afecta a su vida cotidiana?.

Además dicho dignóstico se ocnfirmará mediant unarealizar una serie de pruebas de diagnóstico auditivas, como son:

  • Audiometría tonal.
  • Test de Umbrales de disconfort auditivo.
  • Test para medición del Reclutamiento coclear.

TIPOS DE HIPERACUSIA

1.3.1.1.1. Hiperacusia Periférica

Definición: Es un tipo de hiperacusia que sucede cuando no funciona correctamente el propio mecanismo que tienne el oído para protegerse contra el ruido.

Normalmente este tipo de hiperacusia aparece después de que el paciente se haya expuesto a sonidos agudos y/o elevados de intensidad.

Causas

Las causas potenciales que pueden producir Hiperacusia Periférica son:

  • Trauma acústico inducido por ruido. Normalmente en estos casos la hiperacusia tiene un comienzo súbito.
  • Traumatismo cerrado de cráneo.
  • Lesión del nervio facial.
  • Ingestión de algunos fármacos.
  • Reacción tóxica a venenos.
  • Accidente de automóvil que puede provocar lesión en el cuello, golpe con latigazo, etc.
  • Asociación con acúfeno de aparición súbita.
  • Uso frecuente de tapones de oídos.
  • Meningitis.
  • Enfermedad de Ménière.

1.3.1.1.2. Hiperacusia Central

Definición
: Es un tipo de hiperacusia que se caracteriza por la incapacidad de tolerar sonidos específicos, que no deben ser necesariamente de elevada intensidad.

En este tipo de hiperacusia los pacientes son afectados por sonidos presentes en la vida cotidiana y, a intensidades que normalmente no afectan al resto de las personas sanas.

Se considera que esta patología se debe a una hipersensibilidad global central al sonido, de manera que las ondas del sonido que llegan al oído interno son sobre-amplificadas en su camino al cerebro o bien por el cerebro mismo.

Causas

Se han propuesto diferentes teorías para explicar estos desórdenes en el procesamiento del sonido a nivel central. En los últimos tiempos se habla de la alteración del metabolismo de un neurotransmisor relacionado con la Serotonina, como causa probable del incremento de la sensibilidad auditiva central

Encontramos la hiperacusia central en las siguientes patologías:
  • Migraña.
  • Depresión. Existe una relación estadística entre hiperacusia, depresión, ansiedad y síndrome obsesivo-compulsivo.
  • Déficit de Vitamina B12.
  • Síndrome de abstinencia a Benzodiacepinas.
  • Síndrome alcohólico-fetal, debido al efecto provocado por el alcohol etílico sobre el feto.
  • Epilepsia desencadenada por la música muy intensa.
  • Enfermedad de Tay Sachs.
  • Estrés post-traumático.
  • Síndrome de fatiga crónica.
  • Síndrome maníaco-depresivo.
  • Niños con autismo.

TRATAMIENTO DE LA HIPERACUSIA

La evolución de la hiperacusia, sea del tipo que sea, es impredecible y dependerá de cada caso en particular. Algunos pacientes van desarrollando una adaptación y tolerancia al sonido, mientras que en otros la situación empeora progresivamente hasta hacerse insoportable.

a. Cuidados y Medidas preventivas

  • Evitar la exposición a ruidos muy fuertes y traumáticos.
  • Proteger el oído con tapones o auriculares. Esta teoría ha suscitado ciertas críticas, ya que hay quién opina que los tapones auditivos privan al sistema auditivo del sonido, por lo que los oídos tratan de compensar amplificando los sonidos débiles y progresivamente se van volviendo más y más hipersensitivos al sonido.
    Adoptar correctos hábitos dietéticos, sobre todo en el caso de hiperacusia por migraña, donde puede resultar muy beneficioso eliminar ciertos alimentos como: chocolate, queso curado, picante, alcohol, etc.
  • Realizar técnicas de relajación tipo: yoga, pilates, etc.
  • La Psicoterapia puede ayudar en el tratamiento de la ansiedad y depresión, logrando así mejorar el componente emocional muchas veces asociado a la hiperacusia.

b. Tratamiento farmacológico

Debido a la reacción psicoemocional con depresión, ansiedad, miedo, etc., asociada a la hiperacusia, el médico ORL puede prescribir fármacos antidepresivos y ansiolíticos, que ayuden al paciente a sobrellevar su sintomatología hasta que esta mejore. Estos fármacos también contribuyen a mejorar el sueño, muchas veces alterado en este tipo de patologías.

Actualmente y por la implicación que se cree que tiene el déficit de Serotonina, se están empleando fármacos que actúan sobre el mecanismo de dicho neurotransmisor, como son los inhibidores de la recaptación de Serotonina: Paroxetina, Fluoxetina, Sertralina, etc..
 
c. Terapia de Desensibilización

Ver Tratamiento de los Acúfenos mediante la TSS

Esta terapia tiene como principio básico: “conseguir la desensibilización al sonido”.
Para lograr este fin, es necesario adoptar dos medidas desde el punto de vista terapéutico:

 Primera Medida

Incluye:

  • Informar al paciente sobre qué es la Hiperacusia y cual ha sido la posible causa desencadenante.
  • Eliminar, mediante un correcto consejo médico, las posibles ideas negativas que el paciente se ha podido hacer a lo largo del tiempo sobre la falta de control, evolución y pronóstico de la enfermedad.
  • Tranquilizar al paciente y hacerle partícipe de las medidas que se van a adoptar  para su curación.

Segunda Medida: Exposición gradual a los sonidos externos de una forma controlada pero progresiva.

Incluye:

  • Evitar el uso de tapones protectores, ya que su empleo continuado puede provocar un incremento de los niveles de intolerancia al sonido. Tan solo se utilizarán en aquellos casos en que el paciente los precise para desarrollar una actividad concreta.

    La Terapia sonora se puede realizar de tres maneras, las cuales pueden combinarse tal y como crea oportuno el médico especialista en Acúfenos e Hiperacusia :
    • Aplicación domiciliaria de un ruido blanco (sonidos de banda ancha oestrecha, sonidos de la naturaleza, etc.), que se administra en forma de CD o MP3. Sobre todo está indicado en el caso de hiperacusias leves y moderadas. Inicialmente el volumen debe ser tolerable por el paciente, para irprogresivamente incrementándolo cada semana hasta alcanzar el límite de intolerancia, aplicándolo dos horas seguidas al día, entre 3 y 6 meses.
      Aunque la respuesta al tratamiento es individual, algunos pacientes consiguen beneficios en poco tiempo, al lograr que se reestablezca la tolerancia al sonido de manera que el sonido ambiente no cause más disconfort, ni dolor.
    • Generadores de ruido blanco, que suena parecido al ruido de estática que se emite cuando el dial se encuentra entre dos estaciones de radio FM. También pueden emplearse generadores de ruido rosa, cuyo ruido que se emplea es similar al sonido del mar.
      Está indicada su utilización en aquellos casos de Hiperacusias severas, cuando los niveles de disconfort son inferiores a 80-85 dB. En un 30 % de los casos se presentan asociadas a acúfenos, siendo necesario tratar primero la hiperacusia.
      Estos generadores producen inicialmente un ruido blanco o de banda ancha a un volumen tolerado, el cual se va incrementando progresivamente incluso por encima de la intensidad del acúfeno. Se deben llevar como mínimo 8 horas al día.
    • Audífonos. Cuando estamos ante hiperacusias moderadas que cursan con pérdida auditiva, es fundamental realizar una correctaAdaptación Audioprotésica, que debe ser lenta y progresiva en función de la tolerancia del paciente

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En cumplimiento con lo establecido en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI) y en adecuación con la Directiva Europea 2009/136/CE, "JUAN CARRERO FERNÁNDEZ" le informa que este sitio Web utiliza cookies, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a info@clinicajuancarrero.es" style="color: rgb(90, 56, 3); font-family: "PT Sans"; -webkit-font-smoothing: subpixel-antialiased !important;">info@clinicajuancarrero.es.

 

¿Qué son las cookies?

 

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

 

¿Por qué son importantes?

 

Las cookies son Útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

 

¿Todas las cookies tienen la misma función?

No, hay diferentes tipos de cookies y se utilizan para diferentes propósitos. Las cookies se pueden diferenciar por función, duración y quién las almacena y gestiona en una página web.

 

En función de quién las almacena y gestiona en la página web pueden ser:

 

Cookies propias: son las que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el propio editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

 

Cookies de terceros: Son las que se envían a un equipo del usuario desde un equipo o dominio que no es gestionado por el editor sino por un tercero que trata los datos obtenidos a través de las cookies.

 

En función de su duración o plazo de tiempo que permanecen activadas:

 

Cookies de sesión: se utilizan para recabar y almacenar datos durante el tiempo que el usuario accede a la página, una vez que cierra la página, desaparecen.

 

Cookies persistentes: los datos que se recogen con estas cookies permanecen almacenados en el terminal y pueden ser accedidos y tratados durante un período determinado de tiempo que es definido por el responsable de la cookie.

 

En función de la finalidad:

 

Cookies técnicas: son las que permiten el correcto funcionamiento de la página web y una navegación correcta.

 

Cookies de personalización: son las que permiten acceder a la página con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios del terminal del usuario, son las que permiten recordar tus preferencias para una utilización de forma eficiente y efectiva de la web.

 

Cookies analíticas: permiten al responsable, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que está vinculada. Sirven para entender como el usuario utiliza la página web, ver qué funciona y qué no, de esta forma permite elaborar perfiles de navegación, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

Cookies publicitarias: permiten la gestión de forma eficaz de los espacios publicitarios que el editor tenga en su web desde la que presta el servicio sobre la base de criterios como el contenido.

 

Cookies de publicidad compartamental: permiten la gestión de forma eficaz de los espacios publicitarios que el editor tenga en la web desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan la información del comportamiento de los usuarios a través de una observación continuada de sus hábitos de navegación, y desarrolla un perfil específico para mostrar la publicidad en función del mismo.

 

¿Cuáles son las utilizadas por http://www.clinicajuancarrero.es?

 

En concreto, http://www.clinicajuancarrero.es utiliza las siguientes cookies:

 

Cookies técnicas o funcionales.- Las cookies funcionales son las estrictamente necesarias e indispensables para proporcionar los servicios solicitados por los usuarios en este sitio Web de manera óptima. Su función es recoger datos puramente técnicos (sistema operativo, control del tráfico, recordar pedidos, seguridad, etc.), sin recabar datos identificativos de su persona.

 

Cookies analíticas.- Las cookies analíticas recogen información para evaluar el uso que se hace de la Web y la actividad general de la misma. La analítica de la Web es la medida, recolección, análisis y creación de informes de los datos de Internet con el propósito de entender y optimizar el uso del sitio Web. Este tipo de cookies se utilizan en el dominio http://www.clinicajuancarrero.es

 

Únicamente para su información, le señalamos qué otros tipos de cookies existen. No obstante, le indicamos que http://www.clinicajuancarrero.es NO las utiliza:

 

Cookies de personalización.- Estas cookies están destinadas a fijar los criterios básicos y concretos del terminal del usuario (idioma, tipo de navegador, configuración regional de acceso al servicio, etc.), sin que sirvan para configurar un perfil de usuario.

Cookies sociales.- Las cookies sociales son las utilizadas por las redes sociales externas (Facebook, Google+ y Twitter). Su función es controlar la interacción con los widgets sociales dentro de la página.

 

Cookies de publicidad comportamental.- Son aquellas con la capacidad de almacenar datos referentes a su comportamiento y hábitos de navegación, como, por ejemplo, sus destinos y actividades preferidos. Fruto de este almacenamiento y procesamiento, es posible obtener un perfil específico del usuario que mejore y dé mayor eficacia a las ofertas publicitarias que se muestran durante la navegación.

 

En concreto, las cookies que utiliza http://www.clinicajuancarrero.es són:

 

COOKIES PROPIAS DE  http://www.juancarrero.es (Obligatorias para su correcto funcionamiento)

Nombre Tiempo de caducidad         Descripción

cookieaccept            1 mes desde la aceptación por parte del usuario        Utilizada por la barra de aceptación de cookies para determinar si el visitante ha aceptado o no su uso

_fbp   3 meses             Utilizada por Facebook para proporcionar una serie de productos publicitarios como pujas en tiempo real de terceros anunciantes.

COOKIES DE TERCEROS: Google

Nombre Tiempo de caducidad         Descripción

__utma  2 años desde la configuración/actualización                Se utiliza para distinguir usuarios y sesiones. Se crea cuando la biblioteca javascript se ejecuta y no existen cookies _utma previas. Se actualiza cada vez que los datos se envían a Google Analytics.

__utmb  30 min. desde la configuración/actualización              Usada para determinar nuevas sesiones/visitas. Se crea cuando la biblioteca javascript se ejecuta y no existen cookies __utbm previas. Se actualiza cada vez que los datos se envían a Google Analytics.

__utmc  Final de la sesión de navegador       No se utiliza en ga.js. Utilizado para la interoperabilidad con urchin.js. Históricamente, esta cookie operaba en conjunto con la cookie __utmb para determinar si el usuario estaba en una nueva sesión/visita.

__utmz  6 meses desde la configuración/actualización             Almacena la fuente de tráfico o campaña que explica cómo llegó el usuario a la web. Se crea cuando la biblioteca javascript se ejecuta y se actualiza cada vez que los datos se envían a Google Analytics.

__utmt   Caducan al finalizar la sesión            Esta cookie se utiliza para procesar el tipo de solicitud requerida por el usuario

_ga         Caducan a los 24 meses (2 años)     Almacena un identificador de cliente único (ID de cliente), que es un número generado aleatoriamente. Una vez generado el ID, se almacena en la cookie y se incluye en cada hit o solicitud que se envía a Google Analytics. Después, los servidores de Google Analytics lo utilizan para calcular los datos de usuarios, sesiones y campañas.

_gat        1 minuto               Se usa para limitar el porcentaje de solicitudes

_gid        24 horas                Se usa para distinguir a los usuarios.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.

A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome
Mozilla Firefox
Internet Explorer
Safari para IOS (iPhone, iPad)
Cookies Flash

JoomShaper