logo

blanco

VÉRTIGO Y SENSACIÓN DE MAREO

VÉRTIGO

Definición:
Es una manifestación del oído interno y excepcionalmente del sistema nervioso central, que se puede presentar como una especie de mareo, inestabilidad, desmayo, pérdida del equilibrio, e incluso la sensación errónea de que uno mismo o el espacio están girando o moviéndose.

El vértigo no es una enfermedad sino un "síntoma", que aparece principalmente en las enfermedades del sistema vestibular; es decir, de la cavidad central del laberinto óseo del oído interno.

Por lo tanto, el vértigo es un síntoma que consiste en la sensación subjetiva de movimiento, que se puede manifestar como una especie de balanceo, rotatorio o de desplazamiento, propio o de la base de sustentación, aunque generalmente es de carácter rotatorio.

Al ser una sensación subjetiva quiere decir que estos movimientos del sujeto o del entorno, no ocurren realmente.

Durante el vértigo hay una pérdida de la orientación espacial, orientación que resulta de la integración y elaboración a nivel del sistema nervioso central de la información que le suministran 3 sistemas: aparato visual, oído y sistema músculo tendinoso o somatosensorial.
Gracias a esta triple información el sistema nervioso central tiene una idea exacta de nuestra posición en el espacio.

SENSACIÓN DE MAREO

Definición: Es una alteración del equilibrio que se acompaña de sensaciones desagradables de vacío en la cabeza, inseguridad e inestabilidad, sensación de malestar y de desmayo inminente, acompañado todo ello de náuseas, vómitos, sudoración fría y palidez.

Aunque se suele hablar indistintamente de uno y de otro, el vértigo no es lo mismo que la sensación de mareo, ya que las personas con éste problema sienten como si realmente estuvieran girando o moviéndose, o como si el medio ambiente mismo estuviera girando.

La principal diferencia entre ambos, es que  el vértigo hace referencia siempre a una alteración del sistema vestibular (alojado en el oído interno y cuyo centro neurológico está en el tronco del encéfalo), mientras que el mareo es un trastorno del equilibrio no siempre relacionado con dicho sistema.

CAUSAS

La mayoría de las causas responsables de provocar vértigo no son graves y, se pueden resolver espontáneamente de forma rápida o tratarse de manera fácil.

Según el órgano que esté afectado, se pueden clasificar:

♣ Si el vértigo está relacionado con el oído interno puede ser causado por:

  • Vértigo postural paroxístico benigno.
  • Medicamentos llamados antibióticos aminoglucósidos.
  • Enfermedad de Ménière. Patología del oído interno que ocasiona vértigo, pérdida del equilibrio y tinnitus.
  • Laberintitis. Trastorno auditivo que implica la irritación e inflamación del oído interno, usualmente se presenta después de un resfriado o gripe y, es causada por una infección viral.
  • Lesión.

♣ Si el vértigo está relacionado con el nervio vestibular puede ser causado por:  

♣ Si el vértigo está relacionado con el tronco encefálico puede ser causado por:  

  • Esclerosis múltiple.
  • Enfermedad vascular.
  • Migraña.
  • Drogas: medicamentos anticonvulsivos, aspirina, alcohol, etc.

    Aunque habitualmente no se debe a una causa grave, el vértigo puede ser muy incapacitante y en algunas ocasiones, es el síntoma de una enfermedad más grave.

    Alteración del equilibrio en los distintos grupos de edad

    Se establece un orden decreciente de frecuencia de los motivos que pueden provocar una alteración en el equilibrio, para los distintos grupos de edad:

    A. ANCIANOS

    • Degeneraciones vestibulocerebelosas idiomáticas.
    • Isquemias transitorias y accidentes cerebrovasculares.
    • Vértigo posicional de origen cardiocirculatorio.
    • Insuficiencia vertebrobasilar.
    • Tumores.

    B. ADULTOS

    C. NIÑOS

    • Otitis media.
    • Vértigo posicional paroxístico benigno y contusión.
    • Migraña.
    • Neuronitis vestibular.
    • Lesiones virales.

    PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO DE LOS VÉRTIGOS

    Es fundamental que el médico especialista Otorrinolaringólogo realice una correcta identificación de las causas que provocan este trastorno y, para ello llevará a cabo una minuciosa exploración de los oídos, fosas nasales, nasofaringe, cavidad oral, laringe, e incluso sistema nervioso; lo cual resulta fundamental para obtener la suficiente cantidad de información, que nos permita diferenciar entre un vértigo central y otro periférico.

    Normalmente y para recabar información, el Otorrinolaringólogo le hará al paciente una batería de preguntas o Anamnesis, prestando especial atención a la limitación que el vértigo genera en el desarrollo de las actividades cotidianas en la vida del paciente:

    Algunas de la preguntas que se pueden realizar son:
    • ¿El vértigo se manifiesta como una sensación de mareo, desmayo o pérdida del equilibrio?
    • ¿El vértigo sucede en cualquier momento o tan solo al cambiar la posición del   cuerpo?
    • ¿El vértigo o mareo se manifiesta sólo o se presentan al mismo tiempo otros síntomas diferentes?
    • ¿Cuándo comenzó la sintomatología de mareo?
    • ¿Cuánto ha durado el mareo en minutos, horas o días?
    • ¿Se han presentado al mismo tiempo náuseas y vómitos?
    • ¿Se ha desarrollado alguna otra enfermedad después de comenzar el  mareo?¿Cuánto tiempo ha tardado en comenzar a desarrollarse dicha  enfermedad?
    • ¿Ha sentido últimamente mucha ansiedad o estrés?
    • ¿Ha sufrido en los últimos tiempos algún cambio importante en su vida?
    El estudio de la historia clínica se acompañará de la realización de diversas pruebas de diagnóstico, como son:
    1. ECG (Electrocardiograma). 
    2. Medida de la presión sanguínea.
    Además, el médico Otorrinolaringólogo indicará la necesidad de realizar una serie de Pruebas Audiológicas,que servirán para detectar una posible pérdida auditiva, como son:
    1. Audiometría tonal.
    2. Audiometría vocal.
    3. Potenciales evocados auditivos, etc.

    Este tipo de pruebas deben  complementarse con un Estudio del equilibrio,que incluye:

    1. Electronistagmografía.
    2. Prueba calórica.

    Siempre que el médico Otorrinolaringólogo lo crea necesario, se pueden solicitar diferentes pruebas radiológicas, como por ejemplo:

    1. TC de la cabeza.
    2. Resonancia Magnética Nuclear (RMN). Es un procedimiento “no invasivo” que utiliza imanes y ondas de radio potentes, para elaborar imágenes claras y detalladas de los tejidos cerebrales.
      Siempre que el médico Otorrinolaringólogo lo crea conveniente podrá solicitar la realización de este tipo de pruebas, basándose en que las imágenes por resonancia magnética permiten establecer la diferencia entre diversos órganos, ya que ofrecen la posibilidad de mostrar un contraste entre tejidos benignos y malignos.
      TIPOS DE VÉRTIGO

      Los vértigos se pueden clasificar de muy diversas formas y, una de ellas se basa en la localización de la enfermedad que lo desencadena, clasificándose en:

      2.4.8.1. SÍNDROME VESTIBULAR PERIFÉRICO O VÉRTIGO PERIFÉRICO

      Definición: Es un tipo de vértigo periférico, que se caracteriza por ser paroxístico; es decir, que cursa mediante brotes de aparición y desaparición brusca, pudiendo durar minutos, horas o días y, después desaparece.

      Este tipo de vértigo es intenso, sólo se manifiesta durante el brote y se acompaña de intensos síntomas vegetativos, que consisten en palidez, náuseas y vómitos.

      Causas

      Este tipo de vértigos se producen por una afectación de:

      • El laberinto vestibular o canales semicirculares.
      • La parte del oído interno que controla el equilibrio.
      • El nervio vestibular que lleva la información del equilibrio desde el oído interno al tronco encefálico.
      Síntomas

      Son los vértigos más frecuentes y, generalmente se asocian a síntomas auditivos como son:
      • Hipoacusia (disminución de la audición).
      • Acúfenos (ruidos en el oído).
      • Presión y dolor en el oído.
      • Nistagmus o movimientos involuntarios de los ojos. En ocasiones pueden aparecer estos síntomas, aunque no existen otros de tipo neurológico y nunca se produce una pérdida de conciencia.
      Tipos de Vértigos Periféricos

      A. Endolaberínticos:
          A.1. Vértigo de Meniére.
          A.2. Vértigo Postural Paroxístico Benigno. (Ver a continuación)

        B. Retrolaberínticos:
            B.1. Neurinoma del VIII PAR.
            B.2. Neuronitis Vestibular.

          Aproximadamente el 75% de los vértigos son de tipo periférico y el 50% de ellos se incluyen como vértigo postural paroxístico benigno.

          VÉRTIGO POSTURAL PAROXÍSTICO BENIGNO O VPPB

          Definición: Es un tipo de vértigo periférico severo, que como su nombre indica es posicional, es decir sobreviene al mover la cabeza hacia determinadas posiciones en el espacio, y paroxístico, es decir, con una duración de aproximadamente 13 seg, que se repite mecánicamente cada vez que se adopta la posición concreta que lo provoca.  

           

          Este tipo de vértigo tan frecuente, se caracteriza porque es provocado exclusivamente por los movimientos bruscos de la cabeza y nunca cuando el paciente permanece en reposo. Es de corta duración, inferior a 30 seg, y suele evolucionar espontáneamente de manera favorable en pocas semanas, aunque es habitual que aparezca recurrentemente muchas veces a lo largo de la vida del enfermo.

           
          El Sistema Vestibular  posee en el utrículo y en el sáculo unos órganos receptores periféricos denominados MÁCULAS, sobre las cuales hay unas pequeñas "piedrecillas" o “restos de cristales de Carbonato Cálcico” que reciben el nombre de otolitos, muy sensibles a cambios de la gravedad, que se mueven con los cambios de posición, permitiéndole al cerebro interpretar la ubicación del cuerpo y mantener el equilibrio del mismo.

          Aunque en muchos casos la etiopatogenia del vértigo posicional paroxístico benigno es discutida, se atribuye tradicionalmente a lo que se llama “Cupulolitiasis”, patología que consiste en que por diversos motivos estas piedrecillas se desprenden, quedando flotando libremente dentro de los canales semicirculares del oído interno, de manera que cada vez que el paciente se mueve, lo irrita  enviando mensajes erróneos al cerebro acerca de la posición de su cuerpo y, dando como resultado el vértigo.

          Causas

          Se considera que un gran número de casos son de naturaleza idiopática, barajándose motivos funcionales entre los más frecuentes.

          El resto de las causas se distribuyen entre:

          • Lesión previa en la cabeza.
          • Infección en los órganos de balance o Laberintitis.
          • Insuficiencia vertebrobasilar.
          • Como consecuencia de una cirugía de oído.
          • Macroglobulinemia, etc.
          No existen factores de riesgo importantes que predispongan a la persona a padecer este tipo de vértigo, aunque en parte se cree que puede ser hereditario.

          Síntomas

          El síntoma más importante es:
          • Vértigo de corta duración, debido a un movimiento brusco de la cabeza.
          En ocasiones y tan solo cuando es grave, puede acompañarse de:
          • Náuseas y vómitos.
          • Trastornos visuales, como la percepción de que los objetos a su alrededor saltan o se mueven.
           
          Pruebas de diagnóstico

          Su diagnóstico se realiza mediante una entrevista personal al paciente, con un completo estudio de su historia clínica.

          El médico Otorrinolaringólogo le pedirá al paciente que realice una prueba llamada maniobra Dix-Hallpike. En este procedimiento, el médico sostiene la cabeza del paciente en cierta posición y le pide que se acueste rápidamente sobre la espalda en una mesa. Mientras que el paciente hace esto, el médico observa si existen movimientos oculares anormales que serán evaluados por varios métodos y, le preguntará si siente o no vértigo.

          En algunos casos, puede ser necesario realizar algunas pruebas complementarias para descartar la existencia de otras posibles causas de vértigo, como son las Pruebas Audiológicas, entre las que podemos destacar:

          1. Audiometría tonal.
          2. Audiometría vocal.
          3. Potenciales evocados auditivos, etc.

          Este tipo de pruebas deben  complementarse con un Estudio del equilibrio,que incluye:

          1. Electronistagmografía.
          2. Prueba calórica.

          Siempre que el médico Otorrinolaringólogo lo crea necesario, se pueden solicitar una serie de pruebas radiológicas, como son:

          1. TC de la cabeza.
          2. Resonancia Magnética Nuclear (RMN). Es un procedimiento “no invasivo” que utiliza imanes y ondas de radio potentes, para elaborar imágenes claras y detalladas de los tejidos cerebrales.
            Siempre que el médico Otorrinolaringólogo lo crea conveniente podrá solicitar la realización de este tipo de pruebas, basándose en que las imágenes por resonancia magnética permiten establecer la diferencia entre diversos órganos, ya que ofrecen la posibilidad de mostrar un contraste entre tejidos benignos y malignos.

          Tratamiento

          a. Tratamiento no quirúrgico

          a.1. TRATAMIENTO POSTURAL

          El tratamiento más eficaz es un procedimiento llamado "maniobra de Epley", mediante la cual se intenta reubicar los restos minerales que se han desprendido dentro del oído interno.

          a.2. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

          En ocasiones se utilizan medicamentos como: antihistamínicos, anticolinérgicos, tranquilizantes del SNC y sedantes hipnóticos; que pueden reducir los síntomas del vértigo, aunque con frecuencia resultan muy poco efectivos.

          b. Tratamiento quirúrgico


          Siempre que el médico especialista lo estime necesario, coincidiendo normalmente con aquellos casos en los que las crisis son muy graves y no responden a ninguna otra alternativa de tratamiento, se optará por realizar una Neurectomía del nervio ampular posterior.

            2.4.8.2. VÉRTIGO CENTRAL O SÍNDROME CENTRAL

            Definición:Es un tipo de vértigo centaral, continuo, mpreciso, que persiste en el tiempo y, que normalmente aparece de manera lenta, quedando después el paciente en un estado vertiginoso mantenido.

            Causas

            Se producen principalmente por:

            • Alteraciones de los Núcleos vestibulares.
            • Alteraciones del Cerebelo.
            • Alteraciones del Tronco Cerebral.
            • Alteraciones Suprasensoriales.

            Los síndromes centrales pueden ser de etiología: vascular, tumoral, tóxica, degenerativa, traumática e infecciosa.

            Síntomas

            En general, son vértigos poco intensos, no suelen acompañarse de síntomas vegetativos, no conllevan síntomas auditivos, siendo infrecuente la hipoacusia o el acúfeno, mientras que los movimientos involuntarios de los ojos son más intensos.

            Este tipo de vértigo se acompaña de una serie de síntomas, como pueden ser:
            • Signos neurológicos, ya que estos vértigos se producen cuando hay una alteración de los mecanismos neurológicos del propio sistema vestibular.
            • Ateraciones de la marcha y de la postura, con inestabilidad muy llamativa.
            • Visión doble.
            • Problemas para la deglución.
            • Cefalea intensa, etc.

            2.4.8.3. VÉRTIGO PSICÓGENO O SÍNDROME PSICÓGENO

            Definición: Se considera realmente una sensación subjetiva, omo  "de flotar" o "de que la cabeza se mueve" y, que se refiere a manifestaciones generalmente de tipo patológico y, cuyo origen no reside en una lesión orgánica del sistema vestibular, sino en un trastorno psíquico.

            Estos vértigos suelen asociarse con niveles elevados de ansiedad y de hiperventilación. En muchas ocasiones nos podemos encontrar ante una enfermedad psíquica, que además de manifestar los típicos síntomas, como: ansiedad, crisis de pánico, fobias, etc., pueden ser vividas y descritas por el enfermo como si se trataran de crisis vertiginosas.

            Tipos de vértigos psicógenos

            Dentro de este tipo de vértigos, nos encontramos con el conocido como vértido de las alturas.

            VÉRTIGO DE LAS ALTURAS

            Definición: Es un tipo de vértigo en el que se asocian dos fenómenos, uno fisiológico y otro psicológico, normalmente en este orden y, que provoca una importante desestabilización en el paciente.

              TRATAMIENTO GENERAL DE LOS VÉRTIGOS

              Es muy importante tranquilizar al paciente, explicándole que lo más probable es que el vértigo disminuya y desaparezca con el tiempo y, que en ocasiones persiste sensación de mareo debido a la ansiedad que origina un tratamiento inadecuado.

              a. Cuidados y medidas preventivas  

              • Cuando se presenta una crisis aguda de vértigo sin causa aparente, lo ideal es tratar de descansar, permanecer quieto, dormir con almohada baja, mucho reposo en cama, y como es muy importante evitar los cambios súbitos de posición, al levantarse debe hacerse lentamente y nunca ponerse de pié bruscamente.
              • Es conveniente evitar las luces brillantes y no leer cuando se presentan los síntomas, de igual manera se recomienda que el paciente no conduzca ni maneje maquinaria pesada hasta al menos una semana después de que hayan desaparecido los síntomas.
              • Es importante tranquilizar al paciente e informarle de que se trata, siempre que sea así, de un proceso banal que tiende a desaparecer espontáneamente al cabo de unas semanas, como sucede por ejemplo cuando el mareo es debido a un Vértigo Posicional Benigno y/o a una Laberintitis.
              • Si el paciente experimenta mareos con los cambios repentinos de postura, la mejor terapia es evitarlos y  tener mucha precaución, siendo fundamental mantener posturas correctas del cuello, sosteniendo en lo posible alineado al eje cabeza-cuello-tronco.
              • Si el paciente siente una sensación de mareo acompañada de sed intensa, se recomienda beber líquidos y, si la persona no puede retenerlos debido a padecer náuseas o vómitos, es posible que se requiera la administración de líquidos por vía intravenosa.
              • Se pueden hacer una serie de recomendaciones en cuanto al estilo de vida a seguir para evitar y prevenir la aparición de vértigos, como pueden ser:
                • Mantener una buena limpieza de los oídos y si sospechamos la existencia de un tapón de cerumen, acudir al médico ORL.
                • Evitar cualquier infección respiratoria, como: amigdalitis, laringitis, resfriados, etc., ya que pueden llevar a producir vértigo.
                • Debemos realizar revisiones periódicas con el odontólogo.
                • Es recomendable evitar en la medida de lo posible la ansiedad, estrés, etc.; ya que pueden provocar el conocido como Vértigo Psicógeno.

              b. Tratamiento no quirúrgico

              b. 1. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

              • El tratamiento farmacológico debe estar siempre prescrito por un médico especialista Otorrinolaringólogo y, puede hacer que el paciente se sienta mejor, ya que está destinado a aliviar los síntomas.
                Por ejemplo: Antivertiginosos, Vasorreguladores, Neurotróficos, Psicotropos, Diuréticos, Sedantes vestibulotes, Corticoides e Inmunosupresores, Antieméticos, etc.
              • Cuando el paciente está muy obsesionado con la sintomatología, puede resultar útil un apoyo psicológico e incluso prescribir fármacos relajantes, que le permitan descansar.

              b.2. TRATAMIENTO REHABILITADOR

              En algunos casos concretos de vértigo y dependiendo del paciente, se pueden reducir los síntomas acudiendo a un fisioterapeuta para que le realice una Rehabilitación vestibular. Ver Ejercicios de Reeducación Vestibular.

              REHABILITACIÓN VESTIBULAR

              Una vez que ha pasado el brote agudo, es muy importante la realización de ejercicios de reeducación vestibular, según la siguiente secuencia:

              1. Mirar arriba y abajo, primero despacio y luego deprisa, manteniendo la cabeza inmóvil. Realizar este ejercicio unas 10 veces.
              2. Mirar de un lado a otro con la cabeza inmóvil. Realizar este ejercicio unas 10 veces.
              3. Flexión y extensión de la cabeza con los ojos abiertos, despacio y luego deprisa. Realizar este ejercicio unas 10 veces.
              4. Posteriormente realizar lo mismo inclinando la cabeza hacia los lados. Realizar este ejercicio unas 10 veces.
              5. Encogerse de hombros y hacer círculos con los brazos. Realizar este ejercicio unas  10 veces.
              6. Girar la cintura de derecha a izquierda, inclinarse hacia delante como para coger un  objeto y desde la posición de sentado girar la cabeza de un lado a otro. Realizar este ejercicio unas 10 veces.

                Con este tipo de ejercicios se puede conseguir disminuir la frecuencia y, la intensidad de las crisis de vértigo en el paciente.

                c. Tratamiento quirúrgico

                El tratamiento quirúrgico sólo está indicado en algunos casos de vértigos originados por causas determinadas, que no responden a tratamientos farmacológicos y, que son susceptibles de este tipo de tratamiento, como puede ocurrir en el caso del Vértigo de Ménière.

                JoomShaper