logo

blanco

ANATOMÍA BÁSICA DE LA NARIZ

LA NARIZ

Es el órgano del olfato y forma parte del sistema nervioso periférico, cuya parte externa  está situada por encima del techo de la boca.

 
Olfato-pg-86

La nariz está constituida por:
  1. Meato externo – Proyección de forma triangular localizada en el centro de la  cara.
  2. Fosas nasales externas – Son dos cámaras o conductos anteroposteriores  divididas por el septum o tabique nasal.
  3. Septum o tabique nasal – Está formado principalmente por cartílago y hueso, y está recubierto por una membrana mucosa. El cartílago también le da forma y soporte a la parte  externa de la nariz.
  4. Vías nasales – Son conductos que están alineados con la membrana mucosa, que  contienen microvellosidades o cilios que ayudan a filtrar el aire.
  5. Senos paranasales – Son cuatro pares de cavidades llenas de aire, que están  también revestidas por la membrana mucosa.

Las fosas nasales son dos conductos anteroposteriores estrechos, que se abren al exterior por los orificios nasales  o narinas y, cuya pared interna es el tabique o “septum nasal”.

El piso o base se relaciona con la cavidad oral de la que está separada por  el paladar duro en la parte anterior y, el paladar blando en la posterior.
La pared superior se relaciona con la fosa anterior de la cavidad craneana, donde se encuentra la lámina cribiforme por donde pasa el nervio olfatorio y, hacia la zona dorsal se comunica con la rinofaringe por medio de las coanas.
 
Externamente están cubiertas por la pirámide nasal, con forma triangular , que ocupa la región media de la cara y, que tiene un papel primordial en la estética  del paciente. El esqueleto de la pirámide nasal es óseo-cartilaginoso y, desde el punto de vista quirúrgico (estética nasal) se puede dividir en tres partes: alta, media e inferior.

Las fosas nasales tienen una naturaleza oseocartilaginosa, pudiéndose diferenciar anatómicamente dos partes: la superior que es fija y, está constituida por la lámina perpendicular del etmoides y un poco más abajo, por el hueso vómer; mientras que en la zona anterior nasal está el cartílago cuadrangular, el cual es móvil en cirugía.

 

La mucosa que recubre las fosas nasales es cilíndrica pseudoestratificada ciliada, al igual que la de los senos paranasales y el árbol tráqueo-bronquial. Las corrientes ciliares arrastran el mucus, con las impurezas que se adhieren a éste, hacia la región de la rinofaringe en el caso de las fosas nasales, y hacia la faringe en el caso del árbol traqueo-bronquial. Estas mucosidades se digieren y son esterilizadas en el estómago.

 

En las paredes laterales de la nariz  y a ambos lados, se encuentran unas estructuras muy importantes que son los CORNETES, son tres: superior, medio e inferior y, los respectivos drenajes de los Senos Paranasales. Realmente lo que se ve son dos cornetes inferior y medio) a cada lado y se describe un tercero que es más o menos rudimentario.

 
Cornetes-pg-82 y pg-94.gif

Mientras que el cornete inferior es un hueso independiente, los otros dos forman parte del cuerpo del hueso etmoides.
 

Los cornetes son unas pequeñas eminencias de tejido blando con un núcleo óseo, con forma alargada, que se disponen en sentido anteroposterior y, cuyo volumen es variable ya que su estroma es muy rico en vasos sanguíneos, que se dilatan o retraen de acuerdo con la regulación de los sistemas simpático y parasimpático y, según los requerimientos que demanda el medio ambiente, influyendo en ellos diversas circunstancias como son: condiciones atmosféricas, climáticas, posición corporal, edad, funciones endocrinas, procesos alérgicos, determinados medicamentos y, desde luego, las características personales y particulares de la persona.
En definitiva, actúan como si fueran “pequeños radiadores”, depurando y calentando el aire que entra del exterior.

 

Debajo de cada cornete se encuentra su meato correspondiente: superior, medio e inferior; y en los cornetes medio e inferior se reconoce anatómicamente una cabeza, un cuerpo y una cola posterior.
Entre el cornete inferior y el suelo de la fosa nasal está el Meato Inferior, en cuya pared  desemboca el conducto lacrimonasal.
Entre el cornete medio y el inferior se encuentra el Meato Medio, en cuya pared lateral  desemboca el ductus del conducto naso-frontal que drena el seno frontal, el ostium del seno maxilar, y las desembocaduras de las celdillas etmoidales anteriores o bullas etmoidales.
Entre el cornete superior y el cornete medio está el Meato Superior, en cuya pared lateral desembocan las celdillas etmoidales posteriores y el seno esfenoidal.

 

A lo largo de la nariz y de delante a atrás nos encontramos con el vestíbulo nasal, la válvula nasal interna y la cavidad nasal propiamente dicha. En la parte posterior nos encontramos con el cavum, que es la zona donde se unen las fosas nasales con la faringe.

 

En esta región es donde están las Adenoides o Vegetaciones y, en los niños si están muy desarrolladas pueden producir obstrucción nasal, ronquido, otitis seromucosa, etc.; por lo que probablemente se recomiende realizar cirugía.

Las fosas nasales tienen varias funciones:

  • Respiratoria. Además de esta función vital, las fosas nasales sirven para calentar, humidificar y   depurar el aire inspirado.
  • Olfatoria. Contiene el órgano sensorial del olfato constituido por la pituitaria y en la  parte superior, por el bulbo olfatorio.
  • Barrera de protección. Actúa como órgano de defensa frente a la toxicidad del medio ambiente.
  • Participa en el timbre de voz de las personas.
JoomShaper