logo

blanco

ANOSMIA

También conocida como una alteración en el sentido del olfato.

Definición: Es la pérdida total del sentido del olfato.

Hiposmia:
Alteración del sentido del olfato, que se caracteriza por tener disminuida la capacidad para oler las sustancias volátiles contenidas en las moléculas.

Disosmia: Consiste en la distorsión del aroma determinado, o percepción de un olor en ausencia de la sustancia que debería haberlo provocado.

EL SENTIDO DEL OLFATO

El sentido del olfato junto con el sentido del gusto, son los denominados quimiosentidos y pertenecen al sistema químico sensorial.

El órgano principal del olfato es la NARIZ, parte externa de las fosas nasales, que se abre al exterior mediante los orificios nasales y, recubierta en su interior por una  mucosa nasal o PITUITARIA de color rosáceo, que en la parte superior de las fosas nasales adquiere un color amarillo, donde se localizan más de 50.000.000 terminaciones nerviosas.

Nervio-olfativo-pg-86

El olfato reconoce y clasifica las sustancias volátiles (compuestos químicos) contenidos en las moléculas, siempre que éstas se disuelvan en la mucosidad y estimulen las células nerviosas olfativas, transmitiendo la información a un primer centro nervioso situado en la base del cráneo denominado bulbo olfatorio, donde se localizan unas células ciliadas o epitelio olfativo, que a su vez transmiten la señal al cerebro para ser interpretada.

Además, estos nervios olfativos tiene un papel fundamental para diferenciar el gusto de las sustancias que se encuentran dentro de la boca, ya que muchas sensaciones que se perciben como sensaciones gustativas, tienen su origen, en realidad, en el sentido del olfato.

El olfato es complejo y el órgano de los sentidos que menos ejercitamos, aunque nos proporciona un 80 % de la información de la calidad de los alimentos y bebidas, del escape de gases tóxicos, de los incendios, etc. De ahí se deriva la importancia que puede tener cualquier desorden en el mismo, ya que actúa como un sistema temprano de aviso que puede alertar a una persona de situaciones graves y peligrosas.

La alteración del sentido del olfato o anosmia, pueden en ocasiones indicar la existencia de otras enfermedades, como por ejemplo:
  1. Obesidad.
  2. Diabetes.
  3. Hipertensión.
  4. Mala nutrición.
  5. Enfermedades degenerativas del sistema nervioso y neurológico, tales como: Alzheimer o Parkinson.

CAUSAS

Aunque algunas personas nacen con desórdenes quimiosensoriales, la mayoría están provocados por causas de diferente naturaleza:

    • Por el paso del tiempo. Durante el envejecimiento algunas personas experimentan un  cierto grado de pérdida de olfato, sin que se pueda determinar una causa justificada,  ni un tratamiento apropiado.
    • Debido a un proceso simple de obstrucción nasal, provocado a su vez:
      • Después de una infección viral de las vías respiratorias altas o de un simple    resfriado. En estos casos la pérdida de olfato suele ser temporal.
      • Como consecuencia de otras enfermedades infecciosas: sinusitis, pólipos nasales, etc.
      • Debido a una desviación del tabique nasal.
    • Como consecuencia de procesos de rinitis alérgica.
    • Como resultado de la presencia de tumores de cabeza o de la base de cerebro.
    • Por lesiones en la cabeza.
    • Por el consumo de ciertos medicamentos como: anfetaminas, estrógenos, nafazolina,  fenotiazinas, uso prolongado de descongestionantes nasales, reserpina, etc.
    • Como consecuencia de una cirugía de senos paranasales.
    • Por trastornos hormonales.
    • Después de tratamientos de radioterapia para tratar el cáncer de cabeza o cuello.
    • Pacientes fumadores. La nicotina y el alquitrán anestesian las raíces nerviosas del  bulbo olfatorio.

      PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

      El médico Otorrinolaringólogo realizará un examen físico completo de la nariz y de todas las estructuras circundantes.

      El estudio físico se acompañará de un cuestionario que incluirá preguntas sobre la historia clínica del paciente o Anamnesis y sobre los síntomas que padece:

      • Momento de aparición.
      • Intensidad de los mismos.
      • Tipos de síntomas, etc.

      Siempre que el médico especialista lo crea necesario podrá solicitar una serie de pruebas de diagnóstico, como pueden ser:

      1. Medir la concentración más baja de una sustancia química que la persona pueda    reconocer.
      2. Rinoscopia anterior.
      3. Rinoscopia posterior.
      4. Rinofibrolaringoscopia.
      5. RNM del cráneo.
      6. TC del cráneo.
      7. Pruebas del nervio olfativo, etc.

      TRATAMIENTO

      Es importante tranquilizar al paciente, ya que en muchos casos la pérdida del sentido del olfato no precisa tratamiento; ya que puede ser temporal y  retornar espontáneamente, en especial, después de los resfriados comunes o las infecciones virales.

      Una vez que se ha diagnosticado la causa principal de la pérdida del olfato, es muy fácil solucionar el problema corrigiendo el trastorno subyacente.

      a. Tratamiento no quirúrgico- Tratamiento farmacológico

      En ocasiones se puede prescribir un tratamiento farmacológico con antihistamínicos si se trata de un problema de alergia, empleo de vitamina A, etc. Es importante que el paciente evite el uso de descongestivos nasales, ya que suelen tener como principio activo los corticoides, por lo que pueden llevar a un aumento de la congestión nasal y de los cornetes nasales inferiores, debido a un efecto rebote.

      b. Tratamiento quirúrgico

      Si la causa de la pérdida del olfato es la existencia de una obstrucción física de las fosas nasales, será preciso realizar la correspondiente  intervención quirúrgica para corregir el problema, pudiendo incluso llevar a cabo y, al mismo tiempo, más de una de ellas.

      La Obstrucción nasal puede ser debida a:

      JoomShaper