logo

blanco

ATRESIA COANAL

Definición: Es una malformación congénita, presente al nacer, que provoca un bloqueo o estrechamiento de las vías aéreas nasales, debido a la presencia de un tejido óseo o membranoso.

Es de etiología desconocida, aunque se cree que resulta de la persistencia de la membrana entre los espacios nasales y orales durante el desarrollo fetal.

La atresia coanal es la anomalía nasal más común observada en el recién nacido, puede estar presente en uno o en ambos lados y, a menudo está asociada a otras anomalías congénitas.

En el caso de que sea bilateral, es decir que bloquea ambos lados de la nariz, puede causar dificultades respiratorias agudas, con cianosis (coloración azulada)  e insuficiencia respiratoria, siendo necesario a veces aplicar a los bebés reanimación en el momento del parto.

El bloqueo de un solo lado de las fosas nasales causa problemas mucho menos severos, y además, la atresia coanal se reconoce generalmente poco después del nacimiento y mientras el bebé está todavía en el hospital.

SÍNTOMAS

Los síntomas más habituales son:

    • Dificultad respiratoria que se presenta después del nacimiento, que puede causar  cianosis (coloración azulada) y, siempre que esta coloración no se deba a que el bebé esté llorando.
    • Incapacidad para respirar y alimentarse al mismo tiempo.
    • Retracción marcada en el pecho, a menos que el bebé esté llorando o respirando por la boca.
    • Dificultad para pasar el catéter a través de alguno de los lados de la nariz hasta la garganta.
    • Obstrucción nasal y/o secreción nasal persistente en un solo lado, que puede ser un signo de atresia coanal que afecta a ese lado.

      PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

      El médico especialista Otorrinolaringólogo puede observar la presencia de una obstrucción nasal durante el examen físico del bebé, mediante la realización de una serie de pruebas de diagnóstico endoscópicas, como son:

        1. Rinoscopia anterior.i>
        2. Rinoscopia posterior.
        3. Rinofibrolaringoscopia.

          TRATAMIENTO

          El bebé puede aprender a respirar por la boca, lo que permitirá retrasar la necesidad de una cirugía inmediata, la cual si fuera necesaria, eliminaría la obstrucción nasal y por lo tanto curaría el problema.

          Lo primordial es la reanimación del bebé, siendo posible que se requiera colocar un tubo para que éste pueda respirar, e incluso en algunos casos puede que sea necesario practicar una intubación o una traqueotomía.

          JoomShaper