logo

blanco

EPISTAXIS O HEMORRAGIA NASAL

Definición: Es la pérdida de sangre de las membranas mucosas que recubren la nariz y, habitualmente se presenta en una sola fosa nasal.

La hemorragia nasal es muy habitual, sobre todo la de la punta del tabique nasal, debido a que su pared interior está recubierta de una gran cantidad de vasos sanguíneos diminutos, que se pueden romper con mucha facilidad.

Estas son las hemorragias más comunes y más fáciles de controlar, mientras que las que ocurren en la parte superior del tabique nasal o en las partes más profundas de la nariz, son menos frecuentes y más difíciles de controlar.

CAUSAS

En la mayoría de los casos la hemorragia nasal es debida a causas locales y sin demasiada importancia, como pueden ser:

  • Ambientes extremadamente secos, debido a sistemas de calefacción, aire caliente, etc. Estos ambientes pueden irritar y resecar excesivamente las membranas de la mucosa  nasal, lo cual provoca que se formen costras que pueden ser arrancadas si el paciente  se hurga la nariz.
  • Sonarse la nariz con mucha fuerza.
  • Presencia de un objeto extraño alojado en la nariz, sobre todo en los niños.
  • Debido a procesos de rinitis alérgica.
  • Como consecuencia de infecciones respiratorias superiores, como pueden ser:  sinusitis aguda, resfriado común, sarampión, gripe, etc.
  • Consumo de medicamentos anticoagulantes como la aspirina, antiinflamatorios, etc.
    Pueden ser la causa o bien empeorar las hemorragias nasales, que en su mayoría  comienzan a nivel del tabique nasal.
  • Agentes irritantes químicos.
  • Desviación del tabique nasal o cualquier otro motivo que provoque una obstrucción nasal.
  • Cirugía facial o nasal: septoplastia, cirugía de cavidades perinasales, cirugía del&bbsp; conducto lacrimoso, etc.
  • Traumatismo nasal o impacto directo en la nariz.

En otras ocasiones menos frecuentes el sangrado puede ser debido a causas generales, como por ejemplo una enfermedad sistémica:

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

Se debe considerar que la epistaxis es un SIGNO y no un diagnóstico, siendo importante calmar al paciente para que esté tranquilo.

El médico Otorrinolaringólogo realizará un correcto examen físico de las vías aéreas, de la región endonasal, de la zona oral y faríngea, etc.

El estudio físico se llevará a cabo varias mediante diferentes pruebas de diagnóstico endoscópicas, como son:

    1. Rinoscopia anterior.
    2. Rinoscopia posterior.
    3. Rinofibrolaringoscopia. 
      Dicho estudio se debe acompañar de un estudio sobre la historia clínica de los síntomas del paciente o Anamnesis, que  incluirá una serie de preguntas, como pueden ser:
      • Cúando y cómo apareció la hemorragia.
      • Duración de la hemorragia.
      • Síntomas que acompañan a la hemorragia, etc.
      Si la epistaxis es recurrente, el médico especialista solicitará otras pruebas complementarias, que ayudarán a determinar la posible existencia de una patología más grave, como pueden ser:
      1. Prueba de la Protrombina.
      2. Radiografía del cráneo, etc.

      TRATAMIENTO

      Normalmente el tratamiento se ajusta a la causa que provoca el sangrado:

      • Si el sangrado es intenso se debe realizar un adecuado taponamiento nasal anterior.
      • La cauterización por medio de calor o barritas de nitrato de plata, una vez localizado  el punto sangrante.
      • Corregir la causa responsable de la obstrucción nasal. Si el motivo es la desviación  del tabique nasal se solucionará quirúrgicamente mediante Septoplastia.
      • Corregir la fractura o trauma nasal.
      • Eliminar o reducir la cantidad de anticoagulantes, como por ejemplo la Aspirina. Este  tipo de hemorragia nasal no es seria y generalmente es fácil de detener.
      • Tratar las posibles infecciones respiratorias de las vías superiores: rinitis, sinusitis,  resfriado, etc.
      • Controlar la presión sanguínea. Ver Dieta para la hipertensión arterial.
      • Controlar la ateroesclerosis. Ver Dieta para el colesterol alto.
      JoomShaper